20 nov. 2010

The Big Cathy

Esta semana, junto a Weeds, llegaba a su final de temporada uno de los mejores estrenos de esta temporada televisiva y lo hacía por la puerta grande como se esperaba, con uno de los momentos más emotivos de lo últimos tiempos.
The Big C empezó titubeante, sin encontrar muy bien el tono, lo que le valió algunas críticas iniciales (incluso en este vuestro blog), pero fue a partir del fantástico cuarto episodio cuando la serie definió su estilo tan personal y cuando los personajes encontraron su hueco. Desde entonces todo fue a mejor, mezclando a la perfección los momentos más cómicos con los más drámaticos, logrando pasar de unos a otros en cuestión de segundos (sin duda uno de los puntos fuertes de la serie).

Si no concoes el tratamiento de abejas, mejor no sigas leyendo porque los spoilers camparán a sus anchas en el testo.

A los largo de estos trece primeros episodios hemos ido acompañando a Cathy en su vida desde que se le diagnostica un melanoma con muy pocas probabilidades de curación. Cathy ha ido pasando por diferentes fases, desde el rechazar cualquier tipo de tratamiento (por ser muy agresivos y con pocas posibilidades de éxito) hasta someterse a cualquier cosa con tal de ganar un poco más de tiempo entre los suyos. Particularmente me quedo con su primera postura, la que nos ofreció grandes momentos. Recordemos que hasta la fecha Cathy había sido una esposa y madre entregada, que vivia para satisfacer las necesidades de su familia, y es precisamente por esto que el cambio que toma su vida tiene mayor valor. Ahora ella es la protagonista y por fin puede permitirse todos los caprichos que siempre ha querido, desde una piscina en su jardín hasta una depilación completa (ayyy hacia donde nos llevó esa depilación...).

Pero no solo de Cathy vive The Big C, aunque podría porque Laura Linney está soberbia, pero se ha rodeado de una serie de personajes que enriquecen mucho tanto a su personaje como a la serie en general. Mi favorita sin duda era la gran Marlene, quien bajo esa fachada de mujer dura y cascarrabias encerraba a una mujer divertidísima (qué grande en el boys con barra libre), alegre, generosa y muy muy humana. Su suicidio, fruto del avance del alzeihmer que esperimentaba y que empezaba a poner en riesgo a los demás, puede parecer un poco precipitado, sobretodo por todo lo que aportaba a la serie, pero estaba totalmente justificado y gracias a él pudimos disfrutar de ese momento cierre de temporada precioso, con ella bailando polca al lado de la piscina. Marlene, se te echará mucho de menos, muchísimo.


Marlene era muy grande, pero Sean no se ha quedado corto. Empezó mostrándonos su lado divertidísimo lado homeless pero poco a poco esto fue quedando en un segundo plano para dar más protagnismo a cómo era como persona, lo que ganó todavía mayor importancia con la aparición de Rebecca en su vida. Gran incorporación la de Cynthia Nixon, aunque creo que todavia tienen que perfilar más al personaje, lo que no dudo que harán ahora que esperan un niño. Veremos como lidian con la nueva situación, y si es cierto que se quedan en la casa de Marlene...

Paul se mantuvo durante casi toda la temporada como uno de los personajes que menos me gustaba, porque no le terminaba de pillar el punto a su infantilismo, pero todo cambio cuando se enteró de la situación que atravesaba su mujer. Fue entonces cuando maduró por fin y nos mostró su mejor cara. Cosa que no puedo decir de la alumna, sin duda el personaje que menos me gusta de la serie y al que afortunadamente para mi no le han dado mucho protagonismo. Eso si, al Cesar lo que es del Cesar y su capítulo, el de la iglesia, fue redondo.
El caso opuesto al de ambos es el del médico, quien me conquistó desde su primera aparición por su cercanía, su empatía y su encanto personal. Suyos fueron tambien momentos reseñables de esta temporada, como cuando se hicieron pasar por pareja al ir a ver una casa o su viaje a junta del hombre-abeja...
Respecto a su enamoramiento, no le veo mucho sentido, porque ella nunca le corresponderá, asi que nos tocará esperar a ver por dónde nos salen especto a este tema...


Para el final dejo a Adam, quien me mató en el primer capítulo cuando Cathy le devuelve las bromas. Mi relación con él fue dificil en los inicios porque era un niño un tanto malcriado (aunque juega en su contra que nosotros vayamos por delante en el tema del cáncer) pero conforme fue ganando más protagonismo y lo fuimos conociendo más me di cuenta de que solo era un adolescente que se comportaba como tal: bromas, videojuegos, chicas...
Se queda el último porque suyo fue el gran momento final que ilustra la imagen, haciéndose el fuerte a lo largo de todo el capítulo, incluso tras conocer la enfermedad de su madre, para terminar derrumbándose al descubrir todos los regalos que su madre le tenía preparado para cada ocasión especial.
Menuda llorera la del chiquillo (y la mia también), y no es para menos ante semejante situación.

The Big C se ha despedido hasta el verano que viene y lo ha hecho de forma magistral, demostrando ser capaz de hacernos pasar de la risa al llanto en cuestión de segundos, con un elenco de personajes reducido pero muy rico que a buen seguro continuarán dandonos muchas alegrias (y tristezas) por mucho tiempo. Conocemos cual es el destino de Cathy, o quien sabe, igual el tratamiento resulta satisfactorio, pero mientras tanto seguiremos al pie del cañón disfrutando al máximo junto a ella de sus últimos meses.

7 comentarios:

martinyfelix dijo...

Voy a echar mucho de menos a Cathy a su panda, porque nos han dado una temporada maravillosa. Han estado geniales todos los personajes, y ha sido muy interesante su evolución. Habrá que ver con que nos salen en la segunda.

20 de noviembre de 2010, 21:17
Yorch dijo...

A todos nos gustó ese momento final!
Te has dejado a Andrea, no sé si porque no te gusta o porque se te ha pasado. A mí me alegra cada vez que aparece por ahí con su forma de ver la vida :)

Saludos!

21 de noviembre de 2010, 11:30
satrian dijo...

La imagén de Adam en el almacén es increible, al final los secundarios han funcionado bastante bien en la serie, sobre todo como mencionas Sean y Marlene.

21 de noviembre de 2010, 12:37
Mina Harker dijo...

Pedazo de temporada que nos han dado, eh?
Una serie estupenda, con unos personajes muy buenos (sigo pensando que la manía (al menos inicial xD) que le tenemos todos al marido, es porque metieron la pata malamente a la hora de plantear al personaje al principio, de todos modos. Pero vamos, es el mayor fallo que le veo).

Y qué decir del final, especialmente con esa escena de Adam. De todos modos, más que haciéndose el fuerte a lo largo del capítulo, de lo que me dio la sensación es de que hasta que no ve todos esos regalos y ve cómo su madre ya ha planeado todos los años en los que no va a estar como algo seguro, no es realmente consciente de la situación, y por eso no había tenido ninguna reacción antes. Por eso esa escena se me hace incluso más impresionante, porque es como si le cayera todo encima como un mazazo, así de repente...

21 de noviembre de 2010, 14:36
Serieina_Felipe dijo...

Poco me queda por añadir a todo lo que has dicho. Ha sido uno de los grandes estrenos del año y toda una grata sorpresa. Da gusto encontrarse como series con tanto encanto como tiene The Big C :)

21 de noviembre de 2010, 22:37
fon_lost dijo...

Qué gran escena la última, qué grande. A mí Cathy me encamoró desde el minuto uno, aunque Linney lo había hecho ya hace tiempo.

23 de noviembre de 2010, 21:55
capricano28 dijo...

Lo primero, para q no se me olvide, es verdad q al final han dado menos protagonismo a Andres del q yo me esperaba, q en los últimos capítulos ni sale pero la verdad, como que tampoco me acordé de ella xD
Desde el primer momento, con solo saber el tema y que era de Showtime, sabía q la serie me iba a encantar, y con ver los dos primeros episodios seguidos ya me quedó clarísimo xD
Aparte de Cathy, de la cual no voy a decir nada puesto q tú la has descrito estupendamente, con esos cambios de actitud tan terribles y deliciosos para los espectadores, mi personaje favorito ha sido Marlene. Qué dura su historia y más su final!! Suicidarse al darse cuenta de su enfermedad no sé si la hace valiente o cobarde pero desde luego la vuelve inmortal en mi memoria xD De piedra me quedó su muerte!!
Y el marido e hijo de Cathy han sabido aceptar muy bien la enfermedad de ella, nada de dramatismo, siempre hacia delante y con la curación en mente!!
Y por último, el médico así de pronto me gustaba mucho pero luego ya con el beso y demás me parece muy estereotipado, tienen q mejorarlo xD
Hasta el verano que viene, disfruta de tu piscina, querida Cathy =)

25 de noviembre de 2010, 14:03