3 nov. 2010

Los Braverman y su comienzo de temporada

Mira que me gustan los Braverman, o lo que es lo mismo, Parenthood, por lo que me he sorprendido hoy al comprobar lo poquísimo que he hablado de ellos por aqui, por no mencionar que todavía no he comentado nada al respecto de esta segunda temporada. Así que hoy toca ponerle remedio a esto y aprovechando que esta semana están de parón vamos a ver por donde están yendo los tiros en estos primeros capítulos.

Ni que decir que habrá spoilers, pero tampoco gran cosa ya que repasaré las tramas un poco por encima.

Vamos a empezar por las cosas negativas que está teniendo esta temporada, asi terminaremos el post dejando un buen sabor de boca. Lo primero y más importante, es la ausencia de Drew en las tramas. Es cierto que no es que en la primera temporada tuviera excesivo protagonismo, pero aun asi su presencia siempre hacía ganar enteros a la serie, porque la dotaba de un realismo que pocas alcanzan tratando temas de adolescentes. No entiendo porqué han metido el tema amoroso con la chica de su clase si después no le han dado la más mínima importancia al rechazo, a cómo le ha afectado al personaje.
En este sentido Amber sigue estando al pie del cañón, y es que no lo puedo evitar, es la niña de mis ojos y todas sus tramas las disfruto muchísimo. No se cómo lo hace pero es capaz de emocionarme con tan solo una frase suya...
Otro cantar es Haddie, a la que si le están dando tramas pero personalmente no me está gustando mucho como las están llevando, pero es pronto para aventurarme a opinar sobre la relación que mantendrá con su jefe en el comedor social ya que tienen toda una temporada por delante para desarrollarla. Aun así, a priori no me gusta el rumbo que su personae está tomando cuando vuela sola, porque su rol en casa me resulta bastante simpático (aunque solo sea por dar un poco por saco a su madre).

Porque lo de Kristina ya es un tema aparte. Yo entiendo que se le haga cuesta arriba convivir las 24 horas con un niño con Asperger como Max, pero aun con eso no tienes que ser tan amargada ni tan insoportable. Es que no hay trama en la que aparezca con la que simpatice minimamente, y mira que es tarea difícil no hacerlo con un Braverman ya que el nivel de empatía que desarrollo con Parenthood es complicado igualarlo.


Salvando estos escollos tengo que reconocer que sigo disfrutando de esta familia como el primer día porque como conjunto funcionan maravillosamente pero por separado también mantienen el listón (no entiendo porqué no aprovechan más las tramas conjuntas y las escenas corales).
Yo soy abiertamente fan de Lauren Graham y Peter Krause por lo que el hecho de que lleven en gran medida el peso de los capítulos a mi me parece un acierto, sin desmerecer por supuesto Julia y a Crosby.
Cada vez le tengo más cariño a los cuatro hermanos y sus respectivas tramas me gustan mucho: el camino a la nueva maternidad de Julia (chicos, no hagais un drama de nada, contratais una niñera y problema resuelto), los lios amorosos de Sarah (personalmente preferia al empleado frente al jefe), los problemas laborales y familiares de Adam y el compromiso de Crosby. Pequeñas tramas que en conjunto hacen muy disfrutable cada capítulo.

Para el final he dejado a la adorabilidad hecha niños: por un lado está Jabbar quien está sirviendo como motor de gran parte de las tramas de sus padres y que sigue siendo el niño que todos querriamos tener; y por otro lado está Sidney quien parece haberse propuesto ganar a Jabbar en adorabilidad porque cada vez está más guapa, más simpática y más presente en las tramas de sus padres (ayy que grandes sus preguntas).
Max es un mundo aparte. Siempre he reconocido que cómo tratan el tema del Asperger era una de las cosas que hacían de Parenthood una serie interesante, por la realidad con la que presentan la enfermdad y por las implicaciones del resto de la familia en ella. En esta temporada siguen manteniendo esa línea, pero en ocasiones hecho en falta algún avance (como el dado en la noche de Halloween) o al menos, un respiro. Pero es cierto que la enfermedad no da esos respiros, asi que debo seguir alabando la verosimilitud o cercanía con la que siguen llevando todas las tramas.

Respecto a Zeek y Camille, poco hay que contar ya que siguen manteniéndose en un correcto segundo plano. Ambos comenzaron flojillos, y en el caso de él incluso estorbando un poco, pero ahora ya les he pillado el punto y hasta me gusta verlos rondando por las vidas de alguno de sus hijos (la mini-trama de Zeek con Joel me divirtió mucho) o con sus propias tramas, que mientras sean más bien pequeñas no me quejaré.

¿Y tu? ¿Eres del #TeamBraverman o te parece que están perdiendo la magia? ¿Quién te parece más adorbale: Sidney o Jabbar?

6 comentarios:

fon_lost dijo...

Aun recuerdo lo poquísimo que me gustó el Piloto. De hecho estuve a punto de dejarla a un lado, pero poco a poco me fui enamorando de los Braverman (sin necesidad de ponerle los cuernos a mis adorados Walker). No sé qué os pasa a todos con Kristina, pero a mí me gusta mucho. De hecho me gustan todos los Braverman, aunque Peter, por lo que me gusta Brian Krause, podría ser mi favorito. Pero la verdad es que Julia también me encanta, Sarah mola muchísimo, y aunque a Crosby no lo aguantaba al principio, gracias a Jabbar me va gustando más. Porque otra cosa, pero los niños Jabar y Sidney son los 2 un amor enormeeeeeeeee.

3 de noviembre de 2010, 21:38
LiPooh dijo...

Me pasó como a Fon. Al principio era algo reticente con los Braverman, pero poco a poco me ha conquistado. Al contrario que a tí Amber me carga demasiado su falsa rebeldía. Poco a poco le estoy cogiendo más manía, menos mal que está su madre para apaciguar (por supuesto que escogería al empleado, pero ¿hay alguien que quiera al jefe? Nooo).

Y la niña de mis ojos, Sidney. Desde el primer minuto me pareció tan adorable y ahora está genial.

Saludicos.

4 de noviembre de 2010, 7:49
satrian dijo...

Cuanto más en segundo plano sigan Zeek, Camille y el Baldwin, mejor que mejor, sigo disfrutando muchísimo con esta serie, hacia tiempo que esperaba algo de este estilo, familiar pero sin tirar demasiado hacia el culebrón.
Y mi voto para Jabbar, pero Sidney también es un amor.

4 de noviembre de 2010, 10:30
Yorch dijo...

Sí que escribimos poco sobre Parenthood...
Yo también soy de los que ama a Amber, me parece el mejor personaje de la serie.
En general estamos en prácticamente todo de acuerdo, Kristina es insoportable y al Baldwin es que no lo aguanto directamente... me da una pereza horrorosa cada vez que aparece...
Jabbar presidente! ^^

Saludos!

4 de noviembre de 2010, 12:40
Mina Harker dijo...

Pues otra fan de Amber por aquí. Me encanta ella y me encantan sus tramas, no lo puedo evitar.

En general, la serie me sigue pareciendo muy grande, y sus personajes muy bien llevados. Con Kristina no puedo tampoco, pero la cosa es que no creo que sobre en la serie. Hace tanta falta como los demás (por mucho que mole imaginar su muerte y eso :P).

A la que le estoy cogiendo una manía tremenda es a Julia. En la primera temporada no es que fuera mi favorita, más bien me dejaba bastante indiferente. Pero en esta ya me está sacando de quicio su actitud y su egoismo. Vamos, que yo entiendo perfectamente que no quiera renunciar a su trabajo por ser madre y me parece estupendo, pero que por no ser ella la que renuncie le haga renunciar a todo a Joel (y encima se ofenda)... Pues tampoco. Por eso últimamente soy pro-Joel y un poco anti-Julia. Aun así, los dramas que se montan tienen tela (de verdad, mucha carrera, mucha pasta (porque no es que les falte) y no se les ocurre contratar una niñera. Coñe, tanta tontería, al final la niña se les atonta (y confieso que ya ahora me resulta un poco collejeable de lo malcriada que es a veces)).

Anyways, a los demás hermanos los adoro. Y estoy contigo, prefiero mil veces al muchacho del almacén que al Baldwin xD.

5 de noviembre de 2010, 12:52
martinyfelix dijo...

Desde luego, ya podrían sacar más a Drew, que parece que no existiera. Haddie me parece muy esteriotipada. Al menos Amber parece un poco menos boba, pero tampoco me emociona mucho.

Eso sí, Jabber me tiene enamorada. Que monería de niño. No como Max, que es un puto coñazo andante. Y Sydney no me gusta mucho.

Kristina ni fú ni fa, sinceramente. El temita de Julia y el marido con lo de la niña si que me parece absurdo.

Y en conjunto la serie cada vez me está gustando más. Mira que el piloto me pareció un poco descafeinado.

Por cierto, Sarah con los cafés parece Lorelai Gilmore 2. Obsesión con eso es lo que tiene...

Por cierto 2, el capítulo de Halloween estuvo realmente genial.

Por cierto 3: yo prefiero al Baldwin que al muchachado del almacén.

11 de noviembre de 2010, 21:25