11 may. 2011

La eterna lucha entre el bien y el mal

Anoche se libraba la última batalla de esta particular guerra que libran ángeles y demonios cada martes en Telecinco, y desde aquí es justo reconocer que se han despedido por todo lo alto, con el mejor capítulo de la temporada. Una season finale que nada tiene que envidiar a la producción americana, un capítulo cargado de emoción e intensidad en varias tramas, con la esperada revelación de Damián y por si fuera poco, un interesante final (que no cliffhanger).

A pesar del buen hacer que han demostrado en estos últimos capítulos, yo tengo que reconocer que a lo largo de esta primera temporada he acusado mucho los bajones en el ritmo de la serie y la sobreexplotación de tramas autoconclusivas que poco o nada aportaban a los personajes. Si dijese que no tengo en mente abandonarla tras este 1x13 "Para la eternidad" mentiría, pero me jode viendo el saber hacer que han demostrado, viendo que si se lo proponen pueden hacer bien las cosas (o al menos como a mi me hubiese gustado que se hicieran).

Si todavía no conoces los reveladores sueños de Valeria, yo que te me mantendría alejado del resto del post, no vaya a ser que la espada de fuego de los spoilers acabe contigo.

Comenzamos fuerte con las dos tramas que dejamos pendientes en el anterior capítulo: por un lado presenciamos la gótica resurrección de Damián ya como inmortal; y por otra tenemos el regreso de Rudy, el hermano desaparecido de Valeria, liberado de la cárcel por Iris con un propósito que no tardaríamos mucho en conocer.

Con Damián de vuelta, y tras la visión de la ex novia de este advirtiéndole de que se trataba de un demonio, era sólo cuestión de tiempo que Valeria conociera la verdad, y más tras esas pesadillas tan reveladoras.
Mucho pesó en Damián la carga de su secreto, por lo que tras desmoronarse en un capítulo en el que se puso muy intenso, no le quedo otra que confesarle a Valeria su verdadera naturaleza. La escena no fue todo lo emocionante como se esperaba, sobretodo porque el hecho de producirse por teléfono le restó emotividad, pero aun así cumplió.
Valeria no quería creer el engaño en el que se había convertido su relación y pataleó buscando respuestas que no hicieron más que conducirla al borde del abismo.


Por si esto fuera poco Valeria debería además de lidiar con otro asunto que le costó desvelar (la muchacha aun no entiende bien las pistas del libro gayer): el secuestro de su amiga la rastas a manos de su cuñado el cura. Y es que Alexia puede haber muerto ya, pero aun así sigue mantiendo su poder en él, obligándolo a de este a poner más al límite a nuestra protagonista.
A pesar de esta compulsión, él consigue hacerle frente y prefiere suicidarse a cometer un asesinato, pero finalmente con la ayuda de Valeria todo se queda en un susto.

Pero no todo podía ser tristeza para la joven ángel ya que la vuelta de Rudy a casa le traía un poco de paz, o eso creía ella ya que no sabía que Iris se encontraba manejando toda la situación.
Personalmente me ha encantado todo este asunto, y más tras conocer que los planes pasaban por matar a sus padres. No me ha terminado de convencer lo fácil que Iris llevó a Rudy a su terreno pero lo compensaron con la resolución de la trama. Me encantó que Damián fuese el héroe que impidió que Rudy terminase su misión, y más cuando ello sirvió para el malentendido que lleva a Valeria a enfrentarse definitivamente a la traición sufrida.
Es por esto que la batalla final me encantó, con los dos personajes al límite a pesar de estar realmente enamorados (no veo muy bien porqué Nathael le empuja a él a hacer que ella le odie, porque su historia puede ser bien diferente a la vivida por el mentor y Alexia). Estaba claro que Valeria no terminaría con su amado Damián pero aun así su lucha me pareció maravillosa, con ambos persoanjes destrozados por su naturaleza, y sobretodo por su amor.
Las alas de Valeria son una mera anécdota, pero como guiño para cerrar la temporada me gustó.


Ahora bien, con todo lo que me ha gustado esta season finale, tengo que reconocer que esta primera temporada no ha estado a la altura. Vaya por delante que no soy nada fan de las series procedimentales, y menos si como en este caso no aprovechan los casos semanales para hacer profundizar en los personajes (y lo peor es que lo han intentado, porque en mayor o menor medida las tramas solían implicar a personas cercanas a Valeria para hundirla). ¿Por qué no han aprovechado a Duna? Pues es algo que nunca entenderé, un personaje que nos llamó mucho la atención al principio y lamentablemente su presencia no ha sido más que testimonial.
El tramo medio se me hizo pesadísimo y si no fuera por twitter no habría continuado, pero al final mi esfuerzo ha tenido recompensa y nos brindaron un gran final.

No se por donde irán las tramas en la recortada segunda temporada (que tampoco se dónde emitirán, porque las audiencias han caído en picado) pero conmigo que no cuenten, este final me parece magnífico para cerrar la serie.

1 comentarios:

fon_lost dijo...

Ha sido una temporada interesante, aunque es muy cierto que se pasaron con las tramas autoconclusivas que aportaban poquito a Valeria. Me gustó el capítulo de anoche, un buen final. Yo sí seguiré adelante con ella, y más sabiendo que serán sólo 9 capítulos. Y espero que tú la sigas también, hombre! Que serán sólo 9 semanas! Espero que la segunda temporada la emita Cuatro, porque la serie ha dejado claro que ha hecho audiencias para Cuatro, no para Telecinco.

11 de mayo de 2011, 18:17