17 ago. 2011

Scott no saca las garras

La primera temporada de Teen Wolf ha llegado a su fin, y por lo tanto hoy toca aquí diseccionar un poco lo que nos ha ofrecido en estos 12 capítulos. He esperado a valorarla hasta este punto porque confiaba en que a medida que cogiese cuerpo la cosa fuese poniéndose más interesante, y por tanto mejorando, pero lamentablemente esto no se ha producido, aunque en los episodios siete y ocho nos hicieran tener esperanzas en la serie.
Por su premisa, no pocos eran los que esperaban un The Vampire Diaries de hombres lobo, entre los que me incluyo, pero precisamente por esto, porque el listón estaba muy alto y la sombra de los vampiros es tan alargada, la serie se ha quedado muy a medias.

La presentación de la historia, a juzgar por los hechos ocurridos después, se hizo de forma más que correcta, introduciéndonos rapidamente de lleno en la vida del joven Scott, quien es mordido una noche por un lobo descubriendo casi al instante que tal mordedura le proporciona diferentes habilidades (fuerza, destreza, agudización de los sentidos...) que le permiten destacar un poco más en el instituto gracias a su entrada en el equipo de lacrosse.
En todo este proceso le acompaña su mejor amigo Stiles, quien gracias a su cerebrito y a su buen hacer con las tecnologías le ayuda a sobrellevar mejor su nueva condición y los problemas que ella le conlleva.
Como no podía ser de otra forma, pronto se enamora de Allison, la alumna nueva del instituto, manteniendo con ella una relación con sus más y sus menos pero que se complica todavía más cuando descubrimos que sus familia pertenece a una larga tradición de cazadores de hombres lobo.

Frente a ellos tenemos el personaje más interesante de la serie, Derek, un misterioso hombre lobo que mantiene una relación complicada con Scott desde el comienzo y que tiene un pasado oscuro a sus espaldas en el que los cazadores tienen mucho que decir.
Para poner un poco más contra las cuerdas a Scott también está Jackson, su rival dentro del equipo de lacross y que poco a poco va indagando en el cambio experimentado por nuestro protagonista. Aquí como comparsa está su pareja, Lydia, el personaje popular y tonto que toda serie teen debe tener y del que Stiles está enamorado.

Hasta aquí el esquema central de la serie al que solo nos queda añadirle el leitmotiv, que no es otro que la búsqueda del Alpha, lider de la manada quien convirtió a Scott y al que unos necesitan para ofrecer respuestas, y otros para darle caza y terminar con su estirpe.
Ojo, que no está simplificada, es realmente así de siempre.

(Si, en la serie es todo tan cutre como en esta promo)

¿Qué me llevó entonces a continuar con la serie? Pues vaya por delante que gran parte de la culpa, sino toda, es de @Noa_ y sus comentarios, puesto que la seguíamos juntos por twitter y así cualqueir cosa se deja ver mientras podamos echarnos unas risas a su costa, pero también tengo que decir que siempre esperé que las tramas se pusieran más interesantes. En cierto modo en este sentido han ido mejorando poco a poco, ya que por fuerza las revelaciones tenían que ir produciéndose (la identidad de Scott como el hombre lobo para los cazadores y para su chica, y por supuesto la del Alpha tan buscado), por lo que todo el problema recae en sus personajes, que sin ser del todo malos pecas de planos y poco aprovechados. Escribiendo esto no dejo de pensar en las posibilidades que Derek nos ofrece y lo desaprovechado que ha estado. Aqui vuelven las comparaciones con Damon, ya que podría haberse convertido en uan versión lobezna de él y por ahora se ha quedado en nada. Afortunadamente el final de temporada le ha dejado todavía mejor posicionado por lo que espero que pueda cuanto menos crecer como personaje.

La relación Scott-Allison ha seguido los patrones establecidos y por lo tanto no le pongo muchas pegas en este sentido, aunque algo más de chicha tampoco habría estado de más.
La decepción ha venido de la mano de la identidad del Alpha, porque habría resultado más interesante que fuese un personaje interno y no alguien que había salido en contadas escenas (y encima sin texto ni movilidad!), y más cuando teníamos al veterinario y al profesor muy intrigantes en todo momento.
El gran acierto de Teen Wolf sin lugar a dudas ha sido el personaje de Stiles, divertidísimo en cada una de sus intervenciones y para mi el que debiera ser el auténtico protagonista de la función, porque se ha comido a todos y cada uno de los personajes.

Yo entiendo que la serie se emite en Mtv, pero ahora que está renovada para una segunda temporada le pido un poquito más de mala leche, más transfondo en las historias y que se vuelva un poco más oscura. Vale que nos encontramos ante una serie con tono cómico, pero es que ni hacen las cosas bien en este sentido, quedandose a mitad de camino en un tono entre cómico y dramático que no va a ningún lado.
Al menos espero que puedan aprovechar la nueva condición de Derek, que nos den algo decente sobre Lydia y que Stiles continúe tan divertido como hasta ahora.
Lo que no entiendo es cómo utilizaran a la familia de Allison ahora...a no ser que Derek se radicalice (con loque me congratularía doblemente).
Material para hacer algo decente tienen, pero para ello deben currarse más la mitología de la serie, porque como demostraron con el séptimo y el octavo capítulo, si hacen las cosas bien pueden ofrecernos cosas interesantes.

2 comentarios:

Noa dijo...

Jajaja, ¡ya estamos culpando! :P Menudas risas por dios... sin duda alguna, lo mejor de esta serie es haberla visto contigo ;)
Estoy totalmente de acuerdo con tu valoración. Tengo que añadir lo que te comenté en su día y es que, yo nunca he podido dejar de compararla con su origen, Teen Wolf (la película) y eso ha hecho que la vea con ojos bien diferentes, más que nada por eso, porque es totaaaaalmente diferente!
Coincido en que los mejores personajes son Derek y Stiles. De Derek espero que potencien ese final y tengamos un maloso en condiciones y de Stiles, que nos siga haciendo reír como hasta ahora. La gran promesa sigo creyendo que puede ser Allison, y creo que lo que le ha ocurrido al final, si se lo curran, puede darles para mucho con ella.
Triste que lo más sosito de la serie sea su protagonista y cónyuge, no me convencen. Pero bueno, no sería la primera serie que consigue hacerse mínimamente "grande" por sus secundarios. Pero todo esto es ir, por ahora, demasiado lejos.
Confiemos en una 2ª temporada muuucho mejor, que sabemos que lo pueden conseguir por esos capitulillos decentes que nos dieron a mitad de temporada.
Caballero, un placer ;)

17 de agosto de 2011, 19:38
LiPooh dijo...

Poco puedo añadir a lo que habéis dicho. Yo he aguantado básicamente por esperanza y paciencia y si hubiese durado más la serie seguramente se hubiesen acabado. Lo mejor, Stiles. Lo peor, que teniendo elementos a favor, no los han sabido explotar. Veremos que ocurre con la 2º.

Saludicos.

18 de agosto de 2011, 8:08