31 ago. 2011

Despidiendo a los Walker

Tradicionalmente he ido maratoneando, sobretodo en verano, cada una de las temporadas de Cinco Hermanos (si, siempre la he seguido en castellano excepto esta temporada), pero en el caso de la quinta temporada, por ser la última, pretendía dosificármela para enfrentarme al final definitivo de forma menos traumática, disfrutándola poco a poco. Iluso de mi, porque con los Walker es imposible ir poco a poco teniendo todos los capítulos en el disco duro, por lo que finalmente ha caído en poco más de una semana (que ya es bastante, tratándose de ellos).

Esta quinta temporada, si la valorase de forma independiente, ha sido una de las más flojas que les recuerdo, al menos en su primera mitad, consiguiendo sacarme las lágrimas en contadas ocasiones (y esto es algo básico que le piso a Cinco Hermanos, un aspecto en el que nunca han defraudado), y con bastantes episodios con tramas insustanciales.
A pesar de todo esto, en al recta final se han puesto las pilas como debían y nos han dejado un buen sabor de boca a todos los fans con su despedida.

Y hasta aquí puedes leer si no quieres emborracharte de spoilers Walker.

Lo más destacado que quiero recriminar lo haré en este párrafo, y solo por encima porque no quiero dejar ningún borrón en mi despedida a una serie que me ha dado tanto en estos cinco años que permaneció en antena.
Comprendo que en una serie de estas carcaterísticas tengan que ir enredando a los protagonistas con sus relaciones sentimentales, sus idas y venidas, me parece hasta básico para que la serie sea interesante, pero que esto nos lo hagan con Scotty no tiene nombre. Podría llegar a entender que Scotty creyera tener sentimientos por otro personaje que introdujeran, pero un affaire así de la noche a la mañana me parece una traición al personaje (aunque más o menos lo excusaron de forma decente).
Otra queja menor sería la facilidad con la que han resuelto el tema de Daniel (el hijo de Kevin y Scotty), o la desaparción de escena del hermano de Olivia una vez concluído el juicio por la
custodia. Pero como digo, simplemente son pequeñas pegas nada comparables con el cabreo que me pillé con el tema de Scotty.
Se que fue por cuestiones presupuestarias, pero la ausencia de Kitty durante tantos episodios hizo que la serie se resintiera, y bastante, sobretodo porque tratar de mermar su ausencia con el soso de Tommy no es que sea muy buena idea (y menos si viene con al repelente de su novia).

Pero bueno, dejémonos de criticas y pasemos a alabar todo lo bueno que nos han dejado la temporada, que ha sido bastante: por un lado toda la trama de la adopción de Olivia me ha encantado, porque tanto el personaje como la actriz encajaron rapidamente en una familia tan loca como los Walker; por otro lado toda la trama de Kitty intentando superar la muerte de Robert, primero con el fontanero y después con Seth (quien me encantaba el juego que dió con el tema de su edad).
Otro mundo a parte ha sido todo el tema de amoríos de Nora (su trabajo en la radio me ha parecido todo un acierto), quien ha ido luchando por encontrar de nuevo la felicidad en el amor. Bastante ha tardado, e incluso un poco sacado de la manga que fuese su primer amor, pero aun con todo me ha gustado mucho como se ha llevado con el tema de la perra y lo despacio que han ido avanzando.


Además de esto, se le ha sacado más jugo a Brody con todo el tema de la paternidad de Sarah, y por mucho sufrimiento que en un principio causó supieron concluirlo de una forma muy bonita: con ella haciendo las paces instantes antes de casarse, y conmovida por saber que él siempre estuvo ahí, en la distancia, en los momentos importantes de su vida, ganándose así ser el padrino en su boda.
Sarah es otra que no ha tenido su mejor año, no como personaje sino como pareja, porque anda que no ha tratado mal al adorable de Luc, dejándolo siempre en un segundo plano, sin consultarle ninguna de sus decisiones y encima llegando a desconfiar de él. Anda que no ha tenido que aguantar Luc, pero siempre con una sonrisa comprensiva en su rostro.
Se echaron de menos más tramas conjuntas para las chicas, porque cuando las tres se embarcaban en alguna aventura era una mina. Esto lo han intentado suplir con más conversaciones telefónicas múltiples, por lo que no me quejo.

Con la marcha de Holly y Rebeca poca chicha ha tenido Justin, pero mejor así, como nexo de unión de la familia y consejero escuchando los problemas y enredando un poco, que con tramas absurdas como la de ayudar a un marine con shock post traumático.
Personalmente he echado en falta a Holly en la boda de Sarah (aunque nunca se hayan llevado del todo bien, habian aprendido a quererse), pero como no estaba pensada como series finale entiendo su ausencia.
Con respecto a este último episodio, tengo que reconocer que me ha encantado, me ha parecido una maravillosa despedida para una familia tan grande como los Walker. En Brothers & Sisters tiene que haber al menos una boda por temporada y la de Sarah ha estado más que a la altura de las circunstancias: el momento canción-baile fue genial, por no hablar del momento posterior con Lady Gaga sonando, el embarazo de Kitty y las sospechas de Paige, la nueva hermana de Sarah, la reconciliación Sarah-Brody...todo, me ha encantado de principio a fin, y como decía antes, a pesar de no estar concebida como series finale (abren un par de tramas, que a mi gusto estaría bien explorar) funciona perfectamente como tal.
Un broche magnífico para una familia entrañable, alocada y divertida que me ha hecho sufrir mucho con sus desventuras y que precisamente por eso se ha encumbrado entre mis series favoritas.

"Echando la vista atrás, pienso que fueron los mejores momentos. Las familias, igual que la vida, van cambiando. Nunca son la misma, pero son tu familia, este grupo eléctrico pero perfectamente unido. Así que evolucionas, te adaptas. Y ahora, cuando veo mi vida y mi nueva familia extendida pienso en esta maravillosa cita: Nunca es demasiado tarde para ser lo que podías haber sido."
Nora Walker

2 comentarios:

LiPooh dijo...

Yo aún no he conseguido depedirme de lso Walker así que sólo he leído el principio. Ya me han dicho que no es muy buena temporada. Cuando la vea, me paso a leer el resto de la entrada ;P

Saludicos.

1 de septiembre de 2011, 8:24
fon_lost dijo...

Aissss.....mis Walker. Aissss.....

ME dio tantísima pena despedirles. Y me pareció tan maravillosa su improvisada series finale, que a pesar de dejar tramillas para un futuro, no me importó.

Sin duda, la quinta fue una temporada floja, en comparación, por ejemplo, con la cuarta. Pero a los Walker se les perdona eso y más.

Mi intención es ir revisionándola en mis huequitos libres (pocos tendré).

16 de septiembre de 2011, 1:49