3 ago. 2011

Conocer a Miranda, such fun!

Todo es cuestión de modas, y la blogsfera seriéfila no se escapa a estas tendecias, por lo que cada cierto tiempo surge una serie que se convierte en boom expandiéndose por twitter como un virus. Esto fue lo que sucedió hace unos meses con Miranda, comedia británica de hasta el momento dos temporadas de 6 capítulos de 27 minutos de duración.
Muchas fueron las personas que se deshacían en elogíos hacia ella, pero por aquel entonces no le podía hacer un hueco en mi apretada agenda (a pesar de su brevedad). Fue este verano en la quedada twittera de Alicante cuando me decidí a darle la oportunidad que ahora veo se merecía, porque decir de ella que consigue sacarte lágrimas a base de carcajadas no es mucho decir.

Al acercarte a ella, inicialmente puede echar para atrás su estilo acartonado, excesivamente clásico y con todo tipo de estereotipos (protagonista solterona CHECK, mejor amiga rarita CHECK, interés amoroso CHECK, madre obsesioanda con encontrarle pareja CHECK, incluso bar de reunión CHECK) pero hay que ver más allá porque la serie es mucho más. Humor absurdo, irreverente, situaciones incómodas y lo que considero su gran punto fuerte, la complicidad que establece Miranda con el espectador desde el comienzo de cada capítulo y que cultiva con miradas y comentarios a la cámara durnate todo el episodio, yendo un poco más lejos que el formato mockumentary.

Miranda es una mujer muy especial, en el sentido más peculiar de la palabra, una mujer soltera, muy alta y algo regordecha, cercana a los cuarenta a quien a veces confunde con un hombre y que vive sola orgullosamente (bueno, sola, sola no, que tiene un ejército de frutas vestidas como personas con las que pasarlo bien) y regenta junto a su mejor amiga (enorme cuando canta con la careta) una tienda de articulos de broma y regalos. Bueno, regenta...más bien se pasea por alli con sus excentricidades y problemas, porque realmente solo en el último capítulo la he visto "hacer algo" relacionado con el trabajo por alli.
Cerca de su tienda está el bar en el que pasa su tiempo muerto (que es mucho) junto al dueño del bar (quien tampoco puede ser más peculiar y más guasón) y al cocinero Gary, del cual se encuentra enamorada.
Para completar el elenco está su madre, obsesionada con las reuniones sociales y con encontrarle un marido a su hija (y si es en una de ellas mejor que mejor), y una antigua amiga del colegio, bastante pija y con la que mantiene ciertos tira y afloja fruto de sus diferencias.


A pesar de las buenas críticas que tenía, sinceramente, no esperaba encontrarme con gran cosa pero lo cierto es que no podía estar más equivocado proque ya desde el piloto me enamoré de la serie. Miranda es muy grande y todo su universo es divertidísimo, sus coñas, sus coletillas, sus paranoias, sus cancioncillas...todo lo que hace dificilmente no me provoca, cuanto menos, una sonrisa. Muchas veces me sorprendo a mi mismo pensando o diciendo "such fun" (tanto que he tenido que incluirla en el título del post) o "wich i call...", o creyendo que galopar es mejor que correr, lo que sin duda quiere decir que Miranda me ha calado.

Asi que desde aquí, si eres uno de los pocos que aun no conocen la grandeza de Miranda, te la recomiendo encarecidamente porque es una comedia hilarante. Tienes hasta el 2012, que será cuando vea la luz la tercera temporada (aunque se rumorea un especial navideño) para ponerte al día, pero a buen seguro la deborarás en un par de días.

3 comentarios:

Lordcz dijo...

Donde podre encontrar capitulos?
Me dio curiosidad tengo una especie de debilidad por las comedias inglesas.

3 de agosto de 2011, 19:45
Un telespectador más dijo...

Lordcz, yo los descargaba del buscador Filestube, ahi siempre encuentras cualquier cosa que busques ;)

3 de agosto de 2011, 20:28
Manganxet dijo...

Vale, es lo que me faltaba para darle una oportunidad. Vi algunas cosas en Tumblr que me hicieron gracia pero ya me has convencido del todo ^_^

5 de agosto de 2011, 18:33