17 jun. 2011

Supervivientes 2011 hace historia

A juzgar por los datos de audiencia de Supervivientes 2011, reuniendo a 3 millones de espectadores cada jueves y entorno al 25% de share, no hay duda de que esta edición está siendo todo un éxito, a dia (que diría Sergio Alis) de hoy la segunda más vista de la historia del programa (y con
Lo cierto es que antes de empezar, cuando se filtraron los nombres de los participantes, nadie daba un duro porque las cosas salieran bien, ya que a priori el casting estaba plagado de frikis y de desconocidos por los que apostabamos poco o nada. Y por si fuera poco, que la presentación de las galas corriera a cargo de Jorge Javier Vázquez no ayudaba a que albergáramos mucha esperanza por el formato, aunque estuviera ahí Raquel Sánchez Silva para contrarrestar un poco el aire casposo que destilaba la edición.

Afortunadamente desde la primera gala nos disiparon las dudas con un gran zas! en toda la boca, en una velada con gran ritmo gracias sobretodo a los esperados saltos en helicóptero que misteriosamente tanto nos gustan. Decayó un poco en la última hora, pasada ya la 1 de la madrugada, pero no importó mucho porque se derrochó simpatía, proximidad y entretenimiento por los cuatro costados.
Soy de los que siempre ha disfrutado mucho con el formato, aunque poco tenía que ver con el grandioso Survivor, pero siempre he pedido un recorte en la duración de las galas, que casi 4 horas me aprece excesivo. Pero aun con esto, las galas de esta edición están a años luz de las de ediciones anteriores, con mucha más velocidad e interés, bien por las disputas que se originan en la palapa (sobretodo porque ahora los concursantes escuchan los videos, cosa muy controvertida pero que da mucho juego) pero también porque se realizan bastantes pruebas en directo.
Y aqui es donde veo uno de los mayores aciertos de esta edición, más que el casting que al final resultó ser muy completo, es el salto de calidad que se ha dado en las pruebas, mucho más vistosas (por los escenarios elegidos), arriesgadas y peligrosas, pero también interesantes, haciendome recordar al mismísimo Survivor en este sentido. Y sin olvidarnos del buen hacer que derrocha Raquel Sánchez Silva.
Resumiendo este párrafo, que Supervivientes ha sabido reinventarse cogiendo lo mejor de antaño (un acierto que vuelvan los anónimos, aunque no tengan el mismo peso televisivo que los famosos o pseudofamosos) y en parte salvamizándose hasta cierto punto, dando un gran espectáculo televisivo muy entretenido.


Pero este no era el tema que quería tratar hoy aqui, sino el momento histórico que propició anoche con la llegada a plató de Kiko Rivera tras su abandono: la visita de Isabel Pantoja a Tele5 tras todos estos años de duras críticas a la tonadillera, sobretodo desde Aqui hay tomate, presentado por el mismísimo Jorge Javier.
Cuando Jorge comenzó la gala anunciando que esta noche Isabel estaria en plató, limusina en su puerta mediante, no me lo terminaba de creer, tenía que ser algún tipo de broma, pero pocos minutos después se hizo realidad al verla montando en ella destino Tele5.
Estabamos ante una de las noches más esperadas para cualquier seguidor de este tipo de formatos y lo cierto es que no defraudó en absoluto, porque la Pantoja no solo estuvo en plató para recibir a su hijo, sino que también hizo previamente una entrevista íntima con Jorge Javier donde estuvo espléndida y donde incluso volaron pullitas del pasado (“Fíjate que hasta te iba a preparar gazpacho y no iba a echar tomate...”, le espetó Jorge Javier. “Bastante tomate me diste ya”, contestó ella, complice), donde confesó haber recibido un ramo de rosas de Vasile (tarjeta, Bienvenida, por fin.", incluida), y además posterior al reencuentro hasta se lanzó a cantar, primero a duo con Jorge el "Así fue" ofreciéndonos el momentazo de la noche (Si tu quieres, seremos amigos, yo te ayudo a olvidar el pasado"), pero también posteriormente ella ejerciendo de diva cantando la canción favorita del presentador.

En definitiva, una gala impresionante con una gran entrevista a la que el único pero que le pondría es el excesivo protagonismo que se le dio a Isabel Pantoja, que si, entiendo que lo merecía, pero el masaje a su persona resultó excesivo, que luego el resto de la noche fue express, sino que se lo digan a Xexu (cuya entrevista fue "Hola. Bien. Adiós, Adiós").
Para otro día comentaré ya en profundidad el concurso en si, los participantes y mis impresiones y favoritos, pero hoy Isabel Pantoja y su entrada en tele5 (y digo bien, entrada, porque a buen seguro el acercamiento de posturas no se quedará aquí) lo merecían.

P.D: ¡Qué la Pantoja dice que quiere ir a Supervivientes! Que pesca genial y no le importa pasar hambre, Vasile ya sabes, afloja el talonario para el año que viene porque puede ser orgásmico.

2 comentarios:

kate dijo...

Creo que Pantoja dio un cebo de lo que podía ser el año que viene supervivientes. Realmente sería maravilloso tenerla en una edición de supervivientes. Me está encantado este año, creo que las críticas en contra de que se estaba salvameizando, yo como fan de #sálvame y todo lo que le rodea me gusta más, gana puntos, frescura y nos trae imágenes insólitas como a una Pantoja sentada con uno de los que años atrás fue uno de sus detractores más duros, sonriendo y como si nada.

17 de junio de 2011, 18:37
fon_lost dijo...

La gala de jueves fue toda una declaración de intenciones. Y más, después de leer que se pudo firmar un cheque por valor de un millón de € para traer a la Pantoja a Telecinco, que me parece perfecto. Y no con los tristes (grande cuando la Panto se rió de ellos). El otro día leí una entrevista a Cantizano de hace un año en la que decía que si la Panto hablaba en TV, lo normal era que lo hiciese en Antena 3, y que si hacía falta, él ponía dinero. Juas!!

Y yo juraría que, el año que viene, la Panto está en la isla de cabeza.

21 de junio de 2011, 10:05