16 jun. 2011

Psychoville 2ª temporada: Liándola a lo grande

Si el lunes comentaba Bleak House, mi segunda serie de época británica, hoy toca no salir de las islas y hacer lo propio con la maravillosa segunda temporada de Psychoville.
Soy consciente de que por los tipos de humor que combina desde el más absurdo hasta el más negro, y por sus tramas y personajes rarunos, Psychoville no es una serie para todos los públicos, algo que demostró en su primera temporada. Pero aun a pesar de ello, con su segunda temporada ha demostrado que no le duelen prendas en enfocarse solo a un determinado sector y por ellos explota aun más esa vena desenfrenada e histriónica donde mejor se mueve.

Con el final de su primera temporada me desconcertaron lo suficiente como para tener ganas de ver más a esa peculiar pandilla de freaks, aunque no tenía muy claro como saldrían de ese cliffhanger. Afortunadamente había pasado mucho tiempo desde esto y con su vuelta se produjo la inclusión de personajes inmersos en una trama que abarcaba mucho más que la anterior y que haría las delicias de los fans de Pemberton y los suyos.

En este segundo año, todo gira alrededor de un misterioso collar...¿que aun no sabes porqué? Pues mejor no continues leyendo.

El gran acierto de esta temporada fue saber ir dejando atrás poco a poco los personajes de la primera temporada que ya no tenían mucha chicha que aportar, como el enano, el ciego o la enfermera, y meternos de lleno en la búsqueda del medallón por parte de una gran organización de la cual desconocíamos sus fines hasta el último capítulo. A su vez fueron metiendo acertadamente nuevos personajes que aportaban un aire fresco y unas tramas surrealistas que me ganaron desde el minuto uno, pero mucho más cuando aportaron su granito de arena en la trama principal.


Personalmente el curioso bibliotecario y la solterona me han parecido de lo mejor de la temporada, con dos tramas tan absurdas como divertidas: por un lado la incesante búsqueda de "Los 50 mejores paseos por la costa de Gran Bretaña vol.II" que nos regaló esa fantástica escena de interrogatorio; y por otro lado el secuestro de su novio de conveniencia por parte de Hattie, gran personaje que no podía haberme sacado más carcajadas en cada escena que protagonizaba.

A pesar de destacar a estos dos nuevos personajes, la trama de la organización en búsqueda del medallón me ha parecido todo un acierto. Evidente me parece el guiño a Fringe con la mujer estilo Nina Sharp y su obsesión por la tecnología, y por ello me parece grande. Pero es que el avance de la búsqueda me ha parecido divertidísimo, con el policia cargándose a casi todos los personajes de antaño pero siendo frenado por David, y es que con un serial killer profesional pocos pueden.
La trama finalmnete se ha resuelto por todo lo alto, como no podía ser de otra forma: el propietario de la casa de juguetes resultó ser un nostálgico nazi que conocía bien el significado del collar, y tras encontrar la cabeza de un ex lider nazi de la mano de Jelly (o Jolly más bien), se dirigió a la FakeNina para entregárselo y que ella usase la fórmula que contenía para revivir el cerebro congelado del nazi, lo mejor, cual sesion de cine ante los nuevos inversores y el payaso y cara mariguita.
Muy grande la season finale, sobretodo con la aparición de la enamorada del enano para hacer uso de sus poderes y acabar así con el nazi.

(Excelente resumen de lo que ha dado de si la temporada)

Muy pocas son las posibilidades de que renueve, por que poco a poco ha ido sufriendo un importante desgaste de audiencias, pero a juzgar por los méritos realizados deberían regalarnos una tercera temporada en la que seguir dando rienda suelta a sus idas de olla tan fantásticas, porque han demostrado poder reinventarse ofreciéndonos una segunda temporada tan diferente a la primera como redonda.

1 comentarios:

WATANABE dijo...

Yo la he descubierto hace poco, y me lo paso bomba con ella. Me encanta su humor loco y putrefacto.

17 de junio de 2011, 0:14