5 jun. 2011

Atrapado entre dos mundos

(Post sobre la tercera temporada de Fringe, con sus correspondientes spoilers)

Se que ha pasado mucho ya desde la season finale épica que nos regaló Fringe en su tercer año, y que posiblemente ya no se pueda añadir más a todo lo dicho en la blogsfera, pero a pesar de todo no puedo dejar pasar la oportunidad de alabar una de las mejores series con las que podemos disfrutar actualmente, auqneu no entraré mucho en detalles.
Uno de los escollos que me cuesta sobrellevar en muchas series es su vertiente procedimental, pero que si está bien llevada sobre unos personajes bien construidos y entrelazada con una trama más horizontal soy capaz de enamorarme. Y esto es lo que me ha sucedido con Fringe a lo largo de sus dos primeras temporadas, pero ahora con esta tercera mi amor se ha desatado definitivamente y ya no hay quien lo pare. ¿Los culpables? Principalmente el trio protagonista (convertido en sexteto gracias al otro lado, si contamos a Lincoln) pero también gracias a meterse de lleno en la lucha entre los dos universos.

A decir verdad nunca habia terminado de conectar del todo con la Olivia que conociamos en las dos primeras temporadas, pero gracias al intercambio que sufrió en los primeros capítulos de este tercer año hemos podido conocer más a esa fria agente a la que le costaba abrirse y ahora puedo decir que he caido rendido a su pies, empatizando muchísimo con ella en su sufrimiento tras lo que le había sucedido con Peter.
Con Peter he tenido un enamoramiento más paulatino. Desde el principio de la serie muchos son los que le han tenido como factor palote pero a mi siempre me ha costado verle de ese modo. Sin embargo al ir conociendolo más, viendo más facetas suyas me ha ido ganando, y ya tras verlo junto a Olivia me ha conquistado irremediablemente. Por eso me perturba un poco el cliffhanger de esta tercera temporada, porque ahora que estoy tan contento con ambos no quiero que se vuelva a perder esa química que tienen como pareja.

De Walter no hay mucho que decir, porque sigue maravillándome como el primer día. No entiendo como John Noble no tiene un Emmy por su fantástica interpretación, a la que ahora hay que sumarle la del totalmente opuesto Walternative. Si con todos los momentazos que nos ha regalado con las dos interpretaciones este año no le nominan sería una gran injusticia. Y lo mismo se puede decir de Anna Torv tras sus dos Olivias y su grandiosa Bellivia.


En cuanto a la trama en si, hemos ido dejando a un lado casi todo el componente autoconclusivo y al centrarnos en la guerra entre los dos universos con la máquina de por medio la serie ha ganado muchos enteros, y eos que parecía difícil.
Todo el misterio se ha resulto más o menos bien en la season finale, con ese viaje al futuro que nos dejo unos cuantos guiños interesantes y con la marcha atrás en el tiempo para finalmente ver converger a los dos universos en uno en el que convivan y trabajen juntos para encontrar una solución al deterioro que el planeta está experimentando.
Pero ojo, que por si fuera poco, el precio que Peter ha tenido que pagar es el haber desaparecido de la faz de la Tierra, y con él todo su rastro, nadie le recordará. WTF?!!!
Los creadores aseguran que no dejará la serie, asi que tengo ganas de ver cómo llevan el asunto, porque no solo tenemos en el aire su relación con Olivia, sino su hijo con Bolivia...¿como se llevarán estas dos? Yo creo que por esas miradas igual mejor de lo que pensaban, al fin y al cabo están muy unidas, aunque también enfrentadas por un mismo hombre.

En difinitiva, esta tercera temporada ha consolidado a Fringe como una de las mejores series actuales, tanto por la intensidad de las tramas y el planteamiento de las mismas, como por los interesantes personajes que protagonizan la serie, perfectamente definidos y con una evolucion creíble e impecable. Un must see en toda regla.

1 comentarios:

LiPooh dijo...

Yo diría más bien cuarteto. Te olvidas de la gran Astrid que es una pena que no le den más minutos.

A mí Olivia también me costó hacerme con ella, pero ahora la adoro, no así Peter que ya desde el principio me cautivo.

Tengo mucho curiosidad por ver cómo encauzarán todo esto.

Saludicos.

6 de junio de 2011, 9:08