31 may. 2009

Vuelve Maláctica

La primera temporada de Galáctica se había quedado a medio gas, pero el cliffhanger con el que se depedía hacía presagiar un despegue que se hizo realidad a lo largo de la interesante segunda temporada. En mi casa se la denominaba Maláctica, y esta segunda temporada hizo que ese sobrenombre se olvidase. La segunda temporada también terminaba con un buen cliffhanger: los humanos se disponían a habitar un nuevo plantea, Nueva Cáprica, pero cuando más felices se las prometían llegaban los cylon y los sometían a su dominación. Interesante punto de partida para la tercera temporada: Cylon y humanos conviviendo, pero siendo estos últimos subyugados bajo el mando de Baltar.

Si este final de temporada prometía, los capítulos que iniciaron la tercera temporada no defraudaron en absoluto. De hecho, se podría decir que los tres primeros capítulos de esta temporada se encuentran entre los mejores de la serie (a falta de ver la 4ª temporada, claro). Pero lamentablemente este alto nivel no sobrevivió a la huída de Nueva Cáprica, volviendo a las historias más simples y a la explotación de las tramas sentimentales (tienen su punto, si, pero a estas alturas de la serie se le pide mucho más).

Bien es cierto que no todo ha sido malo desde que las tramas volvieron al espacio: por un lado tengo que destacar a mis dos mujeres favoritas y que, afortunadamente, nunca defraudan, Kara Thrace y la Presidenta, y por otro, a D´anna, que cada vez se torna más interesante. Las dos primeras salvan cualquier episodio, por mediocre que sea, con sus apariciones mientras que número 3 aporta la dimesión mística que tantos enteros hace ganar a la serie (aunque su trio con número 6 y Baltar me resulte del todo inverosimil).

En cuanto a los capítulños finales, dos eran los puntos fuertes que parecían poder levantar el nivel perdido: el juicio contra Baltar (y todo lo que trajo consigo), y desvelar el misterio de 4 de los 5 cylon que faltaba por conocer. El juicio dentro de lo que cabe cumplió con las espectativos y nos trajo alguna que otra sorpresa, pero la revelación de la identidad cylon fue tan sinplona y previsible (espero que la musiquita de la nabe traiga cola, porque por lo momento lo único que aportó fue quitar misterio a la revelación) que no queda más remedio que afirmar que tenemos de vuelta a Maláctica.
Pero no todo ha sido malo en este final de temporada, por lo menos tenemos de vuelta a Kara, y con ella el camino a la Tierra bajo el brazo.

Tengo esperanzas de que remonte el vuelo en la cuarta temporada, sobretodo porque las críticas son excelentes. Solo espero que no defraude y tengamos a Galáctica de vuelta pronto.

4 comentarios:

satrian dijo...

La "musiquita", por faaavor, All Along the Watchtower, en una versión maravillosa, a mi me pone los pelos como escarpias cada vez que la escucho, pero claro hablo como fanático.

31 de mayo de 2009, 16:11
ánade dijo...

A mí la tercera temporada me encantó, aunque es cierto que el segundo tramo es bastante flojo. A mí la revelación de los cuatro cylons no me resultó nada previsible y de hecho consiguieron sorprenderme aún más que con el final de la segunda temporada. Y qué decir del All Along the Watchtower... Gracias a BSG se ha convertido en una mis canciones favoritas. ;)

31 de mayo de 2009, 17:00
Un telespectador más dijo...

Supongo que volverá a salir esa canción, porque sino no entiendo que la idolatreis tanto ya que hasta ahora a sondao poquisimo.

31 de mayo de 2009, 17:20
ALX dijo...

Jajaja, Malactica.

El All allong the Watchtower no es que salga mucho, pero impacta tanto al final de la 3ª que se queda grabado.

Esta temporada fue mi favorita de la serie. Es cierto que su segundo tramo es un poco irregular, pero cuenta con los mejores episodios. Los cuatro primeros y el episodio del boxeo son de mis favoritos.

31 de mayo de 2009, 17:22