9 dic. 2011

El hombre del traje de látex

(Texto con algún que otro spoiler sobre American Horror Story)

10 capítulos llevamos de American Horror Story, o la casa de los fantasmas como se la debería de conocer, y creo que es de justicia afirmar ya que es uno de los grandes estrenos de esta temporada, por su frescura, por su originalidad y por ese todo vale tan entretenido que nos presenta Ryan Murphy.

Cuando la serie comenzó nos presentaron a la familia Harmon como protagonistas, llegando a su nueva vivienda huyendo de los problemas en el matrimonio, problemas que no hicieron más que acrecentarse en su recién estrenado hogar, ya no solo fruto de sus mentiras sino sobre todo a casusa de los fantasmas que habitan la mansión.
Ben, Vivien y Violet partían como protagonistas de la serie, pero no tardaron en quedar en un segundo plano eclipsados por las innumerables presencias que poco a poco fuimos conociendo.
Es por esto que cuando se anunció la renovación de la serie por una segunda temporada no me alarmé con el posible estiramiento de la fórmula, porque ya por aquel entonces los fantasmas habían pasado a un primer plano dejando claro que la familia que habitase el lugar sería un mero hilo conductor para contar la historia de los verdaderos dueños de la casa.

A falta de un par de capítulos para terminar esta primera temporada, pocos, por no decir ninguno, son los misterios que nos quedan por resolver. Esa es la contrapartida de la velocidad de crucero que el creador le ha impregnado, lo que no debiera de preocuparnos si la serie se estuviera construyendo sobre una base sólida de personajes. Lamentablemente no creo que esto esté suciendo, y en caso de que en la segunda temporada se introduzcan nuevos inquilinos, el mayor aliciente será ver cómo van cayendo uno tras otro a manos de Tate o la loca de Hayden.
A día de hoy realmente solo han conseguido calarme Tate, que es sin duda el mejor personaje de la serie, y por supuesto la gran Constance, que ilumina la pantalla con su sola presencia (se que ultimamente estoy un poco depichón desde aquí, pero también quiero al menos nominación al Emmy para ella), por lo que dependerá muy mucho de lo sólidas que construyan las relaciones en el "inframundo" para conseguir mantener el interés en el futuro.

Realmente estoy pasándomelo como un enano con American Horror Story, y me alegra que cada día vaya un poco más allá, pero espero que tengan bien pensado el recorrido a medio/largo plazo porque más allá del embarazo satánico de Vivien y de la revelación de la realidad fantasmal de la casa, que cada vez está más cerca ya, no veo mucho camino por donde tirar y me preocupa un poco.
Pero mientras no llega la segunda temporada, lo mejor es relajarse y disfrutar del espectáculo que por ahora nos están ofreciendo, que afortundamente está siendo muy bueno.

2 comentarios:

Bertoff dijo...

Tu problema es que no has pensado que quizá la 2ª temporada no tenga nada que ver con la casa, ni con los fantasmas que en ella habitan ni con los Harmon!!! Quiza ese montaje frenético haga parecer que todo está un poco pillado por los pelos pero creo que realmente todo está hilado y bien hilado, un ejemplo es la revelación de este último capítulo con respecto a Violet que ya se fue horneando prácticamente desde el principio. Yo la estoy disfrutando capítulo a capítulo como tú dices y cuando llegue la próxima temporada pues ya veremos pero por el momento mi mayor preocupación es que me den dos capítulos finales gloriosos.

10 de diciembre de 2011, 3:10
Mocca dijo...

Espero que sea como tú dices, Bertoff, porque yo personalmente preferiría que la segunda temporada se desarrollase en otra casa, con otros personajes y otros fantasmas llenos de misterio, en lugar de alargar la historia de éstos. También yo estoy disfrutando gratamente con esta serie que, a mi parecer, es de lo mejor que ha caído por la televisión esta temporada =)

¡Muchos besitos de café ♥!

Mocca

17 de abril de 2012, 22:53