26 oct. 2011

¿Es HIMYM prescindible?

No es un secreto decir que las primeras dos temporada de How i met your mother son de lo mejor que se nos ha ofrecido en comedia en bastante tiempo, pero que a partir de ahí perdió toda la magia inicial y se fue poco a poco desinflando hasta llegar a una funesta quinta temporada que hizo perder la fe a muchos de sus espectadores.
Afortunadamente parece que en la anterior temporada, y en esta séptima que recientemente ha comenzado, las cosas se están haciendo mejor, y aunque no lleguen al nivel que nos enamoró si consiguen entretenernos semana tras semana con sus historias.

Para muchos se ha estirado tanto el chicle que los personajes no son ya más que una caricatura de si mismos, pero para otros ha servido para darle más cancha, para conocerlos y profundizar más en ellos y su dinámica, haciendo que el público se encariñe más con ellos y por tanto se interese por sus problemas y preocupaciones, disfrutando más también de sus momentos dulces.
En este segundo término me encuentro yo, pero a pesar de ello tampoco dejo de ser objetivo con los chicos del McLarens, a los que por mucho cariño que les tenga, o precisamente por ello, les sigo exigiendo tanto o más que el primer día, porqué se de lo que son capaces.

Son los niños de mis ojos, por el tiempo que llevo acompañándoles en su viaje, pero aun así no compro cualquier cosa que hagan. Esta séptima temporada me está gustando, pero echo en falta esa dosis de carcajadas que antaño me regalaban semana tras semana. Si, en ocasiones nos regalan alguna idea diferente que se les agradece mucho, como en el 6x07 en el que vemos que cada pareja representa (literalmente) a la madre/padre del otro, o como esa primera sesión de Robin con el psiquiatra donde vuelven esos juegos temporales que cada vez usan menos y que tanto les han engrandecido, pero cada vez estos momentos son menos.
Aun con esto, yo me quedo con la evolución que van sufriendo los personajes, más notorios en algunos casos y más sutiles en otros, aunque tengan un tanto descuidada a Robin (que espero que con su nueva relación se la aproveche más).

En definitiva, que aunque Como conocí a vuestra madre no se haya recuperado tanto hasta el punto de sus primeras temporadas, si nos está ofreciendo una buena cara, explorando otros terrenos impensables en sus inicios.
¿Es prescindible? Para mi no, aunque muchos exijan avances que no se están produciendo en cuanto a la identidad de la madre, porque me entretienen semana tras semana de una forma que no lo hace cualquier otra. Eso si, me gustaría que aunque fuese a cuenta gotas fuésemos poco a poco volviendo a esa boda inicial que tanto promete.

5 comentarios:

davebing dijo...

Para mi tampoco es prescindible. Creo que es una de las mejores comedias de los últimos años que ha conseguido crear que un grupo de amigos entre a formar parte de la vida de los espectadores y que estos los vayan conociendo un poco más cada temporada.

26 de octubre de 2011, 20:04
satrian dijo...

Si superamos el bache, seguimos hasta el final.

26 de octubre de 2011, 21:05
martinyfelix dijo...

Robin siempre ha estado muy desaprovechada y eso que es el mejor personaje del grupo. Yo quiero que la vuelvan al liar con Barney (pero esta vez que aprendan y lo hagan bien), que ni Nora ni el asesor este de Obama me convencen, y como la madre tampoco puede ser...

26 de octubre de 2011, 21:43
morcades dijo...

Me encanta la serie, sobre todo la forma que tienen de premiar a los incondicionales manteniendo pequeños detalles que se han ido mencionando a lo largo de las temporadas.

27 de octubre de 2011, 8:29
Manganxet dijo...

Lo de que las primeras temporadas eran geniales... yo estoy empezando a dudarlo. Hace un par de días empecé a ver algunos episodios iniciales en Neox y no me parecieron para tanto, y la culpa era solo mía, creo que yo mismo los había puesto en un altar demasiado alto... pero bueno, de momento estoy muy contento con sus aventuras actuales, que es lo que importa.

29 de octubre de 2011, 20:44