16 feb. 2009

El fin de mi (fantástica) terapia

Hoy he puesto fin a mi terapia, 43 intensos episodios que conformaban la 1ª temporada de In Treatment (aqui En terapia). Hace ya mucho que os comentaba las buenas primeras impresiones que me estaba causando, pero es que a medida que avanzaban los capítulos la cosa ha ido todavía a mejor, manteniendo siempre un nivel altísimo, tanto a nivel interpretativo como en sus guiones.

Para los que no sepais de que os hablo (muy mal por cierto), In treatment nos muestra la consulta de Paul, un psicoanalista y sus pacientes: Laura, Álex, Shopie, Jake y Amy, uno por día hasta el viernes, cuando es el propio terapeuta el que acude a terapia, impartida por su vieja amiga Gina. A partir de aqui puede haber algún que otro spoiler (aunque sin grandes revelaciones), leed bajo vuestra responsabilidad.

Desde el principio las sesiones con Laura siempre fueron mis favoritas (no solo por mi declarada pasión hacia Melissa George) fruto del amor que siente hacía Paul y de todo lo que es capaz de hacer por llamar su atención. Sus sesiones siempre estan marcadas por la pasión (por lo pasional que es ella) desde los problemas con su prometido hasta el affaire con Álex. La historia entre ambos ha versado sobre el enamoramiento de ésta, provocando sentimientos en él y resquebrajando definitivamente su matrimonio.

El martes era el día de Álex, el rudo y desconfiado piloto que iba a efrentarse con los fantasmas de su pasado, sobretodo después de matar a 6 niños inocentes en una misión en Iraq. En las primeras sesiones fruto de sus aires militares y su altivez me resultaba un poco desagradale, pero poco a poco al mostrar su lado más humano, gracias al trabajo y cercanía de Paul, me ha ido ganando, hasta terminar sintiendo mucho su final. Álex en el fondo era un buen hombre, que se escondía bajo una dura coraza, fuertemente lastrado por su relación con su padre (y a juzgar por su última sesión, menudo padre!).

El miercoles disrutaba de lo lindo con la sesión de Sophie, la pequeña gran gimnasta con fuertes trastornos: psicológicos, alimenticios y familiares. Desde el principio Sophie llenaba la pantalla, Mia Wasikowska se comía la cámara, brillaba con luz propia. Pero conforme avanzaba la terapia iba creciendose todavía más, su relación con Paul iba estrechándose, cada vez estaban más compenetrados y juntos nos proporcionaban unas sesiones excelentes. Capitulos cargados de complicidad en los que Sophie se conocía más y más a si misma, ganando en confianza y madurando a pasos agigantados, para culminar con una sesión perfecta con visita del padre incluida. Sophie llegó siendo una niña pero se salió toda una mujer.

Los jueves teníamos una de las sesiones más duras, ya que el matrimonio entre Jake y Amy no atravesaba por un buen momento fruto del embarazo de ella, pero sobretodo por las opuestas visiones que ambos tenían de ellos y de todo lo que les rodeaba. Jake era un hombre desconfiado y un tanto agresivo fruto de sus celos, y Amy se presentaba como una mujer dedicada a su trabajo y frustrada por el comportamiento de su marido. Poco a poco han ido distanciándose, los miedos y secretos han ido aflorando, dejando todas las cartas sobre la mesa para terminar completamente rotos en un camino sin retorno.
Él con sus celos me resultaba antipático y ella me ganaba con su sufrimiento, pero al final las tornas terminaron voteándose, ya que con las cartas sobre la mesa él era el maltratado de la pareja, y ella la insoportable. Eso si, impecable también la interpretación de Embeth Davidtz.

Y el viernes llegaba la gran sesión, el plato más fuerte de la serie, porque los dos son grandes pesos pesados, si Paul de por si es genial, unido a Gina (Diane West) ya son la bomba. Sus capítulos son toda una delicia para cualquier seriéfilo que se precie. Dos monstruos de la interpretación frente a frente, analizándose y debatiendo, sentimientos a flor de piel, en estado puro. Y si a esto le añadimos la incorporación de Kate a su terapia el coctel ya es redondo. Intensa, muy intensa ha sido la recta final gracias a este triángulo.

A pesar de lo que me ha llevado verla (más que nada porque la tube un poco apartada en muchas ocasiones) In treatment es una serie de 10 (así lo avalan sus premios), con un plantel de actores extraordinarios, y en estado de gracia. Unas tramas muy cuidadas y unos diálogos impecables hacen de In Treatment una de las imprescindibles.

La nueva temporada nos espera en abril, nuevos pacientes, nuevas historias, nuevas emociones...pero seguro que con la misma calidad.

8 comentarios:

dsm dijo...

adoro esta serie desde el primer momento y siempre me parecieron las mejores terapias las de Sophie y Laura y en menor medida Alex y Gina, mientras que Jake y Amy me parecían los más flojos pero de todas maneras que buena serie

17 de febrero de 2009, 2:21
Eldemo dijo...

Aplazo la lectura de esta entrada porque tan solo llevo una semana vista y no quiero spoilearme, jejeje. Me alegra saber que te ha gustado, como te digo, solo he visto 5 capítulos pero me han convencido bastante :)

17 de febrero de 2009, 9:15
Jon dijo...

Pues me ha gustado lo que cuentas de ella, me estoy planteando verla, aunque ahora estoy siguiendo muchas series ya jejeje

Gracias por pasarte a mi blog y te agrego a los blogs que sigo para estar al día del tuyo jeje.

Un abrazo!

17 de febrero de 2009, 15:55
ALX dijo...

En cuanto la vea por Amazon a buen precio me la pillo. Que le tengo bastantes ganas a esta serie.

17 de febrero de 2009, 20:00
fon_lost dijo...

ya me puedo poner a verla. Melissa George ha sido un descubrimiento en Anatomía y ahora voy a seguirla. además de que a la serie le preceden las buenas críticas! por cierto, sólo te he léído el primer párrafo para evitarme sorpresas....

17 de febrero de 2009, 20:02
Jaina dijo...

Otra serie para la saca de pendientes... No me da la vida en serio jeje! Fon_Lost, si te gusta George ve Alias, aunque le cogerás manía jeje!

17 de febrero de 2009, 23:01
Darthz dijo...

Precisamente ayer recordaba In treatment... y al gran Gabriel Byrne y todo el pedazo reparto de actores que pasean por esa serie, que tan jodidamente se me ha quedado grabada en el cerebro. Ag, y como no parece salir nada más, se lo comentaba a un colega, tal vez la revisione. Es tan buena, coño.

18 de febrero de 2009, 0:40
Charlotte Harris dijo...

Que ganas tengo de ponerme ha verla!!!
Ojala el día durase 30 horas!

24 de febrero de 2009, 22:48