12 oct. 2009

La nueva Mónica: más excéntrica si cabe

Muchas eran las ganas que tenía por reencontrarme con Courtney Cox tras el "fracaso" de Dirt, una de las pocas series que ostenta el dudoso honor de ser una de mis abandonadas (a veces pienso en esas series que dejé a la mitad y me asombro al descubrir que son poquísimas) así que deseaba con todas mis fuerzas que Cougar Town no me decepcionara, y a decir verdad se lo ponía muy fácil: con que me sacará alguna risilla me daría por satisfecho.
Es cierto que desde su piloto no han hecho más que lloverle duras críticas, pero yo adoro tanto a Cox que no puedo evitar posicionarme a favor de esos escasos 20 minutos en los que puedo disfrutar de ella, aunque sea una versión acelerada y chillona de ella.

Leyendo un reciente atículo de Asesino en serie comprendía que no era al único al que le sucedía esto, que la adoración hacía Courtney es compartida por muchos que como yo, aunque su serie no sea redonda (ni mucho menos) nos encontramos entre esos 12 millones semanales que la siguen.
Pero no solo de Courtney vive Cougar Town, sino que esconde un algún que otro personaje interesante:

- Primero está Dan, su hijo, quien siempre consigue sacarme la risa floja, bien sea por la relación que mantiene con su madre, como por las constantes humillaciones a las que se ve sometido con su padre (quién también nos proporciona buenos momentos).

- Ellie Torres, aunque más bien debería decir Christa Miller, quien sigue manteniendo su esencia scrubsiana y con sus miradas, sus pullas a Laurie y sus ironías hace las delicias de cualquier telespectador.

- Por último, tenemos a Grayson, el vecino ligón de jovencitas quién mantiene un tira y afloja muy particular con Jules. Todos sabemos como va a terminar esta historia, pero mientras tanto me encanta ver sus encuentros como "amigos de periódico" o las recíprocas críticas que se dedican hacia sus estilos de vida.

Es cierto que se debería rebajar el tono histriónico que Jules le impregna a todo lo que hace o ese elevado tono de voz que utiliza en muchas ocasiones (a grito pelado vamos), porque puede terminar echando para atrás a muchos, pero aun con todo merece la pena ver como Jules recupera el tiempo perdido durante su matrimonio y sus tareas como madre.
Lo que también espero es que aprovechen más esas escenas por sexos que retrataron en el tercer capítulo (el mejor hasta la fecha) con las reuniones de las chicas aportando sus diferentes visiones de los hechos (por sus propias experiencias) pero sobretodo las de los chicos, ya que el vecino y el exmarido tienen mucha química y junto a Dan forman un trio genial.

P.D: ¿Están de moda los actores de Swingtown? En Cougar Town aparece Josh Hopkins, y en Flash Forward a Jack Davenport como "futuro" amante de Olivia, a ver si cunde el ejemplo y las actrices siguen el mismo camino, porque las tres eran fantásticas.

2 comentarios:

fon_lost dijo...

yo también formo parte de este minigrupo bloguero de seguidores de la serie. por muy histriónica que este Courtney, no deja de ser nuestra Courtney.

13 de octubre de 2009, 20:11
adicto tv dijo...

Yo la veré en navidad porque como a ti me encanta Cox, de hecho era mi personaje favorito de Friends

13 de octubre de 2009, 22:23