7 oct. 2013

Not a super fun night


Una de las apuestas más llamativas en el terreno de comedia de ABC para esta temporada era la llegada de "Super fun night" a su noche de los miércoles, arropada ni más ni menos que con "Modern Family" de lead-in, lo que sin duda la señalaba como una de las series ha tener en cuenta por la confianza de la cadena en ella. Esto coloca ciertas expectativas sobre ella, además de tener como cara visible a la protagonista de "Pitch perfect", que lamentablemente a juzgar por su piloto no logra satisfacer.

Nos encontramos ante una serie que busca la comicidad a través del físico de sus personajes, con una chica gorda como protagonista acompañada de una amiga asiática nerd y de otra digamos que poco femenina. Es por esto que si el humor entrado en carnes no es lo tuyo dificilmente podrás disfrutar de esta comedia ya que el 90% de sus chistes se presentan por contraposición al estereotipo de belleza, sobre la vestimenta o sobre la alimentación. Pero el problema no es necesariamente esto. Hemos visto comedias que versan sobre la homosexualidad, sobre el humor escatológico, sobre un alto coeficiente intelectual o sobre crear buen karma. Centrarse en un tipo de humor no es malo, el problema viene cuando el chiste es fallido, repetitivo o sin gracia, y resulta que "Super fun night" padece todos estos síntomas. Es el guión el que hace aguas. O eso, o nos han mostrado el episodio equivocado, ya que cabe recordar que ABC cambió el orden de sus episodios y no emitió el piloto, si no el segundo capítulo, lo que nos privó de una correcta presentación de personajes.

Puede que con el paso de los episodios logre corregir sus errores, que encontrar el tono al tratarse de una comedia suele llevar un tiempo (son pocas las comedias que nos conquisten con solo ver el piloto), pero por el momento no convence en absoluto.
Por la trama romántica que se atisba parece que ABC quiere tener su propia Bridget Jones, lo que sinceramente me hubiese gustado encontrarme, pero la película ha dejado el listón muy alto. Hemos evolucionado, una braga faja ya no da para un gag de un minuto. Por ahí no.