18 oct. 2013

Niños robados, la televisión que queremos

Tengo que admitir que era de los escépticos con la miniserie "Niños Robados". Aunque todo lo que se sabía de ella era muy positivo la temática me hacía ser reticente. Y los precedentes den las tv movies de Telecinco tampoco ayudaban. Dejándome llevar por las buenas críticas y por el excelente casting decidí darle una oportunidad a su primera parte, con la idea de no continuar más allá, pero para mi sorpresa caí rendido ante un guión vibrante, una ambientación y fotografía excelente, unas interpretaciones sobresalientes y una historia que te atrapa de principio a fin, encogiéndote el corazón a cada paso.

La primera parte nos relata desde el pasado cómo las madres son engañadas ya desde los primeros meses de embarazo. Despojadas de ilusión y esperanzas, condenándolas de una manera u otra a separarse de sus retoños. Ya sea fingiendo su muerte o haciéndolas sonar locas ante una realidad que monjas y médicos destruían sin ningún tipo de miramiento.
En la segunda parte en cambio conocíamos la historia desde la actualidad, narrada desde la otra víctima del delito, los niños separadas de sus madres, quienes buscan desesperadamente a sus madres al descubrir la verdad, pero sin descuidar la incansable lucha de las madres por encontrar a sus hijos, y con ellos la paz.

La división en dos partes se ejecuta de forma valiente y arriesgada, cambiando el peso de la narración a nuevos personajes, pero sin descuidar el camino recorrido. Sustentados en un guión estupendo, los actores y, sobre todo, las actrices dan vida a una parte de la historia negra de nuestro país. Afrontan con delicadeza pero sin temor un tema complicado y doloroso y salen victoriosos, ofreciéndonos una de los mejores relatos que hemos podido ver en los últimos años.
Y lo que es mejor, con los datos en la mano, liderando pese a la competencia y reportando una excelente imagen a la cadena, demuestran a Telecinco que todavía posee la capacidad de reunir al espectador frente al televisor con su oferta de ficción, algo que no le ocurría en los últimos tiempos. El público responde cuando se hacen las cosas bien, cuando se apuesta por productos cuidados, de calidad.
Espero que Telecinco haya tomado nota y se deje de resinadas.