21 nov. 2011

El alma de Fringe

(Texto con spoilers sobre la 4ª temporada de Fringe)

Con los acontecimientos desatados en el final de la tercera temporada bastantes eran las posibilidades que se abrían de cara a lo que podría suceder en este cuarto año en el que nos encontramos. Con Peter siendo borrado de la línea temporal y con los dos mundos trabajando juntos para frenar la destrucción del planeta cualquier cosa podría suceder, pero lamentablemente llegamos al parón navideño y no se puede decir que haya ocurrido mucho.

En los primeros 4 episodios se nos presentó maravillosamente la nueva situación, reflejando como la ausencia de Peter había redefinido el universo que conocíamos, cómo cada personaje se veía afectado de uno u otro modo, sobretodo en el caso de Walter y Olivia. En este inicio también veíamos como Peter permanecía de algún modo en la memoria de estos dos personajes, en su recuerdo, lo que le permitía de alguna forma seguir existiendo, aferrándose a ese sentimiento que lo une con ellos. Así, tras una serie de pruebas Peter consigue volver de nuevo pero se encuentra con que nadie le conoce ni acepta en un primer momento, pero que por todo lo que sabe es considerado un gran valor a tener en cuenta en la División Fringe.
Ahora Peter se encuentra intentando poner de nuevo la máquina en marcha, la que considera su única oportunidad para volver a su realidad, cosa que yo todavía no tengo tan clara. Por mucho que la cabecera haya modificado su color para hacernos ver que estamos ante otro universo como se hacía con el rojo y el negro (ahora es anaranjada)...¿no es acaso la misma realidad anterior pero sin rastro de Peter? Esta es su Olivia pero sin los efectos que él ha probocado en ella, al igual que su Walter, su Nina (que esta se ve que no ha cambiado mucho por otro lado),...

Esta trama es la que más me ha gustado, porque ha supuesto el único hilo conductor, la única trama horizontal que han abierto/explorado hasta el momento, pero aun así no me ha satisfecho la manera en que se está desarrollando. Está claro que no iba a ser aparecer Peter y que todo volviese a la normalidad, y mucho menos en una serie como Fringe, pero ahora parece una serie tan diferente que me cuesta acostumbrarme a los cambios.

Mi principal queja es esta, es al falta de una fuerte trama horizontal que nos guie hacia alguna parte, porque aunque los casos semanales sigan estando igual de bien que al principio (Fringe en este sentido nunca ha engañado a nadie tampoco, es una serie muy procedimental, pero que ha ganado muchos enteros cuando ha explorado todo su universo) me falta esa perfección que solo alcanzan cuando además de tocar a los personajes durante los casos también avanzan en el todo general.
El otro aspecto que también echo de menos es al otro universo, sobretodo si tenemos en cuenta que se supone que una de las tramas de esta temporada sería la colaboración entre los dos mundos. Ni que decir tiene que el episodio en el que los dos universos colaboran es sin duda el mejor que nos han ofrecido este año, y es que ver interactuar a las dos Olivias es siempre una delicia, aunque solo sea por contraste. Precisamente por eso no entiendo porqué tienen tan descuidado este aspecto, pero espero que tengan un as bajo la manga y los acontecimientos se precipiten tras el parón.


En la otra cara de la moneda se encuentran los personajes, verdadero alma de la serie, quienes siguen tan en plena forma como de costumbre, ahora todavía más interesantes si cabe con su carácter matizado por la ausencia de Peter. Olivia sigue siendo tan adorable, a la par que distante, como siempre y encima han sabido crear en 7 episodios una relación con Lincoln que no resulta para nada forzada, sino todo lo contrario, llegando incluso a hacernos olvidar que es con Peter con quien debería estar. Buena parte del mérito lo tiene Lincoln quien nos ha ganado irremediablemente a pesar de mostrarnos tan poquito.
Walter nunca dejará de ser Walter, todo un personaje en si mismo, pero yo no pueod sino extrañar la relación que mantenía con Peter (aunque tenerlo encerrado en el laboratorio no me disgusta, sobretodo por esos momentos que nos regala junto a Astrid cuando ella está sobre el terreno).

Como digo, el alma de la serie son los personajes, pero también es necesario acompañarlos de una buena trama a corto/largo plazo que yo estoy echando mucho en falta. Esperemos que no tarden en remediarlo, porque lamentablemente no creo que nos quede mucho tiempo para disfrutar de Fringe.

4 comentarios:

satrian dijo...

Quizás queríamos más avances en tramas futuras acostumbrados a lo sucedido en temporadas anteriores, pero casi disfruto más esta sensación de no saber que va a suceder.

21 de noviembre de 2011, 16:04
Efibi dijo...

Estoy total y absolutamente de acuerdo contigo en todo, todo xD.
Por otra parte pienso (o sueño, o rezo o espero) que en el próximo episodio, que en principio iba a ser el último antes del parón, vamos a entrar de lleno en la trama.
Aprovecho para preguntarte si sabes de algún blog donde se hayan parado a recopilar esos cambios del universo sin Peter. Sólo para comprobar cuántas cosas me han pasado desapercibidas :P

21 de noviembre de 2011, 16:33
VaRyAmO dijo...

Están llevando la trama de Peter con calma pero no veo nada de malo en ello mientras los capítulos los disfrute, y eso lo hago. :)
Si que me extraña que los del otro lado no hayan salido apenas y parezcan desaprovechados. Algo nos están preparando seguro, solo hay que ver el teaser trailer que han publicado hoy... y saldrás de dudas xD

22 de noviembre de 2011, 0:30
LiPooh dijo...

Yo difruto mucho de esa tranquilidad aparente a la hora de explicarnos todo, porque creo que es la mejor forma de explicarnos algo tan complicado.

Desde luego que el alma de Fringe son sus personajes y en esta cuarta temporada, siguen construyéndolos tan bien como siempre y eso que es tan díficil, es de alabar.

Saludicos.

23 de noviembre de 2011, 8:19