18 nov. 2011

El departamento de parques de Pawnee

3 temporadas llevo vistas ya de Parks & Recreation e inexplicablemente aun no he hablado de ella por aquí. Vale que su primera temporada es más bien una presentación del variopinto universo de personajes que conforman el departamento de Parques, pero aun con eso no tiene perdón de dios que no haya elogiado por aqui todas las virtudes de esta maravillosa comedia.
Bien es cierto que la serie nacía como la hermana menor de la otrora enorme The Office, un poco a la sombra de ella, pero con el paso de tiempo y a medida que los personajes han ido puliéndose podemos decir que nos encontramos con una serie madura y, sobretodo, muy diferente.


En un primer momento el peso de Parks & Recreation, al igual que en el propio departamento, recaía enteramente sobre Leslie, llevándolo maravillosamente. Entorno a la peculiar jefa, tan trabajadora y buena gente como patosa, fueron formándose un grupo de personajes que a día de hoy funcionan como un reloj, manteniendo una gran química entre ellos: primero profundizamos en Andy y Ann, quienes venian un poco en pack y justificando el caso que ocupa la primera temporada y un poco de la segunda. Gracias a ellos fuimos haciéndonos un poco más con Tom, el peculiar ayudante de Leslie, pero también con April, quien no terminó de despuntar hasta que se acercó más a Andy (siendo ahora una absoluta crack). Más en un segundo plano permaneció al principio Ron, con pequeñas intervenciones siempre geniales, pero no fue hasta pasada la segunda mitad de su segunda tanda de episodios cuando brilló con luz propia.
Jerry y Donna tienen poco peso, pero sus perlas siempre son muy bien recibidas, más en el caso de él cuando resulta humillado por sus compañeros.

De Mark casi ni me acuerdo, y no solo porque ya hace tiempo que se ha ido, sino porque realmente nunca terminó de encajar en la dinámica de la serie, él era demasiado normal para ese departamento.
Sin embargo no puedo decir lo mismo de las dos incorporaciones, ya que tanto Ben como Chris han encajado perfectamente en la dinámica del grupo. Ni que decir tiene que Ben es un me encanta, ya no solo por la relación tan particular que mantiene con Leslie, sino porque me parece adorabilísimo y encima la historia que tiene detrás no hace más que encumbrarlo por su patetismo. Incluso más mérito tiene lo de Chris, porque hasta que llegó a Pawnee no soportaba a Rob Lowe y aquí incluso me parto con su manía de dirigirse a la gente por su nombre y apellido.

Estos son los personajes, alma de la serie y principal valor y acierto de la misma, que hasta la tercera temporada nos están ofreciendo muy grandes momentos, y que espero sigan haciéndolo por mucho tiempo, porque Parks & Recreation es una de las comedias actuales más en forma.