1 dic. 2010

Sons of Anarchy 3x13: "NS"

No es ningún secreto que esta tercera temporada de Sons of Anarchy que ayer finalizaba no ha mantenido el nivel de las dos anteriores, pero tampoco creo que haya que alarmarse por que hayan dado un pequeño bajón esta temporada, ya que como bien nos han demostrado en esta season finale han tenido todo bien pensado y atado desde el principio. Aunque hayan dado vueltas con ciertos temas que al final han aportado poco o nada, estoy convencido tras estos intensos 60 minutos, que finalmente encajarán en el gran puzzle general que será la serie cuando finalice.

Pisaré el calereador a partir de aqui como ellos no lo han hecho, asi que si todavía no conoces como ha ido el pacto Jax-Stahl por tu bien no sigas leyendo.

Este 3x13 "NS" comenzaba mostrándonos la felicidad del club por el regreso de todos, por la noticia del embarazo de Tara y por el compromiso de Opie, pero sabíamos que esto no duraría mucho ya que tarde o temprano tendrían que enfrentarse a la realidad que vivían: al club le quedan pocas horas para ser juzgado y todavían tenían que cerrar el trato para que les entreguen a Jimmy. Esto es conseguido gracias a la intervención de Otto desde la cárcel quien obtiene la localización del encuentro y la cantidad que los rusos piden por él, ni más ni menos que 2 millones.

Stahl y Jax siguen adelante con su trato según el cual Jimmy será entregado a la agente de la ATF a cambio de una considerable reducción de la pena al club, así como la retirada de los cargos de Gemma. Todo va sobre ruedas, incluso ella le sconsigue dinero para poder dar el palo a los russo junto al dinero falso. Pero no es oro todo lo que reluce, y como bien le aconseja Gemma a la agente: "el trato no puede salir bien, porque se basa en mentiras, no hay confianza". Y finalmente así es, Jax no cumple su parte de entregar a Jimmy cuando la ATF los intercepta tras el intercambio por lo que ella no cumple con la suya y proclama ante el club que Jax es un soplón: "el principe se ha convertido en rata". Con estas palabras, todos se abalanzan sobre el vicepresidente mientras son llevados al furgon policial.
Aqui la rabia inundaba mi cuerpo, así como la angustia que se podía ver tanto en los ojos de Gemma como en los de Tara. Stahl se estaba saliendo con la suya: tenía al club, los miembros del IRA y a Jimmy en sus manos.
Pero todavía quedaban 15 minutos y las cosas no podían terminar así. Había un plan en marcha y no tardaríamos en conocerlo.

Unser dejaba su placa y su pistola, lo que hacía presagiar que estaba involucrado en el final de infarto que nos esperaba, y vaya si lo ha estado. Tras parar el coche de Stahl en el que iba Jimmy y deshacerse de los guardias que lo custodiaban no tardan en llegar Opie, Piney y Chibs en un autobus para simular que atacan a Unser y así poder cobrarse dos venganzas que llevaban mucho tiempo cocinándose: por un lado la de Chibs contra Jimmy por todo el daño que le había causado a él y a su familia, un enfrentamiento muy esperado que se salda de la forma que yo más deseaba, con O´Phelan con los mismos cortes que Chibs, en un charco de sangre; y por otro lado, Opie se encarga de terminar con la perra de Stahl del mismo modo que terminó Donna, muerta sobre su volante.

Con el plan finiquitado, ruptura de la declaración de Jax incluída, los prospects se lo hacen saber a los detenidos y su parte termina entre risas, mientras que a las mujeres de Jax le entregan sendas cartas en las que se explica lo sucedido. Este será el punto y seguido con el que termina la tercera temporada, con Gemma leyendo la explicación de Jax mientras Tara hace lo propio con las cartas que John Teller le envió durante tantos años a Maureen. Veremos si con ellas por fin vuelve el Jax de las dos primeras temporadas...

Como podis ver por la review, la season finale ha sido redonda, encajando todas las piezzas a la perfección. Resultó ser que Jax no ha estado actuando a las espaldas del club todo este tiempo, sino a las nuestras para sorprendernos con una resolución brillante a toda la trama.
Con Gemma sin cargos, Tara y Abel a salvo en casa, y los chicos rumbo a cumplir condena, es difícil saber por dónde irán los tiros la temporada que viene, porque no han dejado muchos cabos sueltos.
Yo sigo con mi fe intacta en Sons of Anarchy, porque como decía al principio, aunque temas como la enfermedad del padre de Gemma y todo lo que sucedió en esa casa, o el posterior secuestro de Tara, no nos hayan llevado a ninguna parte, creo que Kurt Sutter tiene todo muy bien pensado y sabe hacia donde quiere llevarnos, lo que es sin duda garantía de que las cosas terminarán haciendose bien, como esta season finale ha demostrado.
Más confianza es lo que necesita una serie que nos ha dado personajes tan grandes como la mismísima agente Stahl de la que hoy nos hemos despedido a lo grande. Ally Walker se te echará de menos #Emmyparatiya!

3 comentarios:

satrian dijo...

Pero le fallan muchos detalles como la salida del dinero, por mucho que nos mostrara las cajas en episodios anteriores, que los esbirros no se den cuenta de ello y el jefe a los diez segundos sí, nos da una buena season finale, pero las pequeñas cosas hacen que no sea perfecta.
Espero que la próxima temporada no tenga tantos altibajos.

2 de diciembre de 2010, 14:14
Ishtar dijo...

Lo acabo de comentar en el blog de @van_hessa y en mi propio blog, y como te prometí vía Twitter paso a dejarte mis impresiones :P.

No puedo estar más de acuerdo contigo xD. He sufrido, me he alegrado, he sentido la misma impotencia que tú durante esta season finale que al menos me ha dejado un buen sabor de boca después de que el resto de temporada haya sido más bien agridulce. Me daba miedo que también me decepcionaran ahora, pero la season finale ha estado a al altura de lo que me esperaba. Ojalá hubiera sido así el resto de la temporada, y ojalá la cuarta temporada vuelva a hacernos vibrar continuamente como lo hicieron las dos anteriores.

3 de diciembre de 2010, 18:27
Antara dijo...

A ver qué hago ahora sin Stahl, con Gemma de madre que ya se pasa de controladora... me quedan pocas razones para seguir viendo la serie. No me ha gustado nada la tercera temporada, ni el final, aunque tuvo sus momentos emocionantes. Las razones son de guión y de dirección, que se han discutido ampliamente en otros blogs. Esperemos que levante, pero no guardo muchas esperanzas, la verdad.

8 de diciembre de 2010, 18:35