15 jul. 2010

El reencuentro con los Fisher (4ª Temporada)

Hace ya mucho tiempo de esta entrada. Seis meses he tardado en ponerme con la 4ª temporada de Six Feet Under, principalmente porque no me gusta deborar estas pequeñas joyas que la televisión nos regala muy de vez en cuando. He echado mucho de menos a los Fisher en este tiempo, y quizás por eso no he podido más que deborar esta cuarta temporada, una temporada que me ha parecido de sobresaliente, como todas hasta la fecha. Me da lástima visionarla en 3 días, pero me ha resultado tan tremendamente adictiva que no he podido resistirme, y lo que es peor, de seguir así, me da que me sucederá lo mismo con la 5ª.

Si no conoces cómo Claire llega a tener su primera exosición, mejor no continúes leyendo.


Comenzamos la temporada con Nate intentando reponerse de la muerte de Lisa al final de la temporada anterior, un Nate cada vez más perdido pero que se encuentra ante la responsabilidad de criar solo a su hija Maya, y por ella, aunque solo sea por ella, tiene que salir adelante.
Lo hemos visto destrozado, hundido, pero afortunadamante también lo hemos visto reponerse gracias a la ayuda de su familia y a su reconciliación con Brenda, una Brenda que esperemos esta vez si haya sido capaz de superar sus problemas para estabilizarse emocionalmente.
Siempre he sido muy pro-Brenda (como podeis comprobar en todos mis artículos acerca de la serie) ya que, aunque a muchos le cueste, siempre he entendido su modo de actuar, y quizás por ello ver que está tratado de enderezar su vida y sus relaciones me está encantando. Y mucho más que lo haga de la mano de Nate.

El otro hermano Fisher tampoco ha tenido una temporada agradable, ya no solo por los problemas con Keith, que más o menos están quedándose poco a poco atrás tras la terapia de la temporada anterior, sino por el trauma que sufrió al ser secuestrado. Y es que cómo para no estarlo! Menuda angustia de capítulo, sobretodo porque lo que parecía que terminaría en affaire entre David y el singasolina terminó con David magullado y rociado de gasolina en mitad de un callejón. Pobre David, si es que lo que no le suceda a él....no hay más que ver su encuentro en al cárcel, menudo perturbado se le fue a cruzar en su camino!
Esperemos que las cosas le vayan mejor esta última temporada porque se lo merece por fin (bueno, y qué perssonaje de esta serie no!).
Y qué decir de Claire, la pequeña de la familia sigue dando tanta guerra como siempre. Sus líos de faldas (y nunca mejor dicho) persisten día a día: con su compañero de clase, su amiga, su amigo...y para rematar, va y termina en la season finale con Billy. No puedo decir que me extrañe, y en cierto modo me gusta la extraña pareja que conforman, en palabras de él "un loco tiene que buscar a alguién que esté un poquito menos loco" y con esta relación ha dado en el clavo.
Aunque Claire siga coqueteando cada vez más con el mundo de las drogas (al fin y al cabo, qué artista que se precie no lo hace xD) es innegable la madurez que está alcanzando. Hay que ver la evolución que el personaje ha experimentado, al igual que el resto de personajes, sin duda uno de los puntos fuertes de la serie.
Por cierto, me encantan su nuevo estilo fotográfico.

De la matriarca poco más que añadir, siempre pensé que no podría gustarme más, pero temporada tras temporada consigue superarse a si misma, y eso que en esta no ha estado tan presente como en las anteriores. Mención especial merece su encuentro con las cabezas de las exmujeres de su marido, o su escapada a México, y es que cada vez que se junta con la amiga de su hermana sube el pan.
Tengo especial interés en ver cómo lidia con el problema de su marido, quien por cierto cada vez me resulta más cargante.

En cuanto a Rico, en la temporada pasada ya se anunciaba que las cosas no acabarían muy bien entre él y Vanessa fruto del escarceo de Rico, y se ha produco lo inevitable, poco a poco se han ido distanciando más y ella no tardó en pillarle con las manos en la masa. Ahora vemos al "pobre" de rico añorando a la familia perdida, intalándose en casa de los Fhiser como una más de la familia, algo que después de todo siempre ha sido.
Veremos si es capaz de reponerse y recuperar su antigua vida, porque al fin y al cabo Rico es un buen hombre.

A la madre Chennoweth mejor dejarla para otro post para ella sola, porque esta mujer es increíble y siempre que aparece deja escenas memorables, perla tras perla lo que sale por su piquito de oro. Muy grande Margaret!

Concluyendo, Six Feet Under me sigue enamorando como el primer día, toda una obra maestra que tras 4 temporadas sigue manteniendo el altísimo nivel de sus inicios.
Pena, mucha pena me da pensar que estoy a solo 12 episodios de concluir esta maravilla.

6 comentarios:

ALX dijo...

Después de la pesadísima tercera temporada, la cuarta consiguió volver a engancharme, sobre todo en su primera mitad. Además tiene el episodio de David que es de los mejores que ha dado la serie y una de las horas más tensas y angustiosas que he podido ver en televisión.

La quinta temporada no está mal, sobre todo en su último tramo. Y prepárate, porque tiene uno de los mejores cierres que he visto nunca en una serie. Ya solo por eso le perdono que no hubiese podido mantener el nivel de sus primeros años.

15 de julio de 2010, 18:35
Mina Harker dijo...

A mí también me gusta Brenda, y suelo quedarme sola defendiéndola. No sé, me parece un personaje muy interesante y en general la entiendo perfectamente.

El capítulo ese de David me parece que es de lo mejor que ha dado esta serie, y teniendo en cuenta que la serie en sí me parece muy buena, eso es decir muchísimo.

15 de julio de 2010, 21:43
Alejandro A dijo...

yo también adoro a Brenda, siempre lo he dicho, de hecho nunca he juzgado a nadie de la serie, siento justificadas sus acciones, excepto a Nate en la quinta temporada, no quiero decirte nada (en serio que se me escapaba algo) pero te lo dejo a ti que lo disfrutes, es una joya de la televisión, mi serie favorita, el final de temporada tremendo por cierto

16 de julio de 2010, 5:29
Moltisanti dijo...

Después de superar el bache de la tercera temporada, me envicié tanto con SFU que no pude hacer otra cosa que devorar un capítulo tras otro hasta terminarla. No sé como has podido aguantar tanto hasta ponerte con esta gran cuarta temporada xD

El capítulo del secuestro de David está en mi Top 3 de la serie. Jodida maravilla...

Sólo te falta la quinta, no te puedes hacer una idea de lo que te espera y de lo mucho que echarás de menos a la serie cuando acabe. Que grande es Six Feet Under.

16 de julio de 2010, 12:45
locodelacuadra dijo...

A decir verdad, lo que mas me gustó de la cuarta temporada fueron: El primer capítuloy el capítulo del secuestro; pero nada mas.
Es todo lo contrario a lo que me pasó con la tercera donde detesté el primer capítulo pero el resto me pareció increíble.

16 de julio de 2010, 15:50
Brian Edward Hyde dijo...

Es maravillosa, MARAVILLOSA, MARAVILLOSAAAAAAA!!!!!

18 de julio de 2010, 0:47