26 ene. 2010

21 días en la industria del porno

Ya me gustaría habérmelos pasado yo, pero no, le ha tocado el turno una vez más a Samanta, Villar que no Jones (con quien hubiese estado mucho mejor...) y a su programa, y la verdad es que en términos de audiencia no le ha ido nada mal: un 18,4 % de share y casi 2´5 millones de personas, y es que si algo consigue atraer a la audiencia es sin duda el porno (su anterior reportaje "21 días a ciegas" marcó un 8,6 y poco más de 1´2 millones de personas, un reportaje mucho más interesante, pero el morbo es el morbo). Pero en cuanto a calidad, o mejor dicho, novedad el programa se quedó a medias.

Entiendo que desde que la propia Samanta anunciara que iba a estar 21 días en el mundo del porno, la expectación por ver hasta dónde sería capaz de llegar era muy alta. No olvidemos que sus reportajes se basan en meterse en la piel de lo que quiere contar, en transmitirnos en primera persona realidades que no estamos acostumbrados a vivir para así darnos un punto de vista más "real y veraz" de las situaciones. En 21 días fumando porros se pasó las tres semanas colocada, en 21 días en la calle vivió al raso, en 21 días sin comer apenas probó bocado...y así en todos sus reportajes (que hasta ayudó a robar metales cuando se pasó 21 dias en las chabolas!!!), pero llegamos a 21 días en el mundo del porno y nos encontramos con una mera copia de Callejeros...¿acaso no se han visto ya mil veces como funciona el negocio del sexo por cam? ¿no hemos presenciado ya unos cuantos rodajes de peliculas porno? ¿cuantás entrevistas más a Torbe debemos de presenciar? (qué tio más asqueroso! Bueno, mejor dicho, qué papel más asqueroso representa!).

Es cierto que una parte importante del programa es ella, casi a la par que el tema que trata, y que en función de como te caiga Samanta pues el programa te gustará en mayor o menor medida, pero independientemente de eso (vaya por delante que a mi me cae maja, aunque a veces su moralina chirría demasiado) el programa de ayer no mereció el dato que obtuvo, ya no solo por lo trillados que estaban los temas que se trataron y la perspectiva que nos dio (en cualquier programa de este estilo lo hemos visto ya, léase, Mientras duermes, GPS testido directo, Callejeros, Diario de, Zona cero...etc) sino porque no se ciñó a la esencia del programa, a la fórmula que lo caracteriza, y lo que es peor, Samanta se pasó todos los días anunciando que en el 21 haría "su escena porno". Siguiendo un poco el transcurso del programa estaba bastante claro que no se convertiría en actriz por un día (no era capaz ni de posar sexy para las fotos promocionales de la película a la que asistió) por lo que me parecía innecesaria esa forma de mantener al espectador (sobretodo al más morboso) hasta el final. Además...¿de verdad quiere hacernos creer que necesitó ese aprendizaje para rodar la escena porno que rodó como directora? Por favor!!!!

En definitiva, una lástima que lo que podía haber sido un programa diferente, con una visión en primera persona de un mundo que se ve con tantos prejuicios y tabúes, se quedó en un mero espacio de reportajes más, en el que solo se vieron tetas y culos y poco se pudo sacar limpio de polvo y paja (meeeeeck, lo sé, es malo, pero es que estaba a huevo, meeeeeck de nuevo!). Un calco de Rec, programa de reportajes de hace un par de años con Jordi González.

2 comentarios:

fon_lost dijo...

jajaja! yo me eché unas risas anoche! a mí es que esta mujer como que me cae muy bien. a parte de que sabe muy bien cómo debe actuar para que todo queda más chcachi! es una cachonda!

26 de enero de 2010, 21:50
Un telespectador más dijo...

Fin_lost, en ese sentido, apuesto a que te encantó 21 días en el mundo del lujo, porque estubo monísima! jajaj

26 de enero de 2010, 22:36