19 jun. 2012

El loco pueblo de Bon Temps

(Spoilers de los dos primeros episodios de la 5ª temporada de True Blood)

True Blood ha regresado con su esperada quinta temporada, y no ha decepcionado en absoluto. Aestas alturas de la serie, tanto los responsables como sus seguidores sabemos que no podemos tomárnosla en serio, que es una locura de proporciones épicas y que es ahí donde reside su atractivo, por lo que que hayan decidido explotarlo al máximo es motivo de alegría.

Tras el pequeño bajón de la pasada temporada, donde parecía que se tomaban a sí mismos demasiado en serio, el 5x01 "Turn! Turn! Turn!" ha devuelto la serie a su esencia con un ritmo frenético (debido en gran medida a la cantidad de personajes y la necesidad que parece tener Alan Ball de darle minutos a todos en cada episodio), un tono predominantemente cómico y muy sexual (y más homoerótico de lo normal en la serie, que ya es decir).
Entrando un poco más en detalle, ni que decir tiene que este primer episodio ha sido el del lucimiento de Pan (y por lo visto en el segundo, parece que irán por ahí los tiros, cosa que me alegro porque es un personaje que tiene mucho juego que dar), quien ha estado sembrada en todo el tema de la transición de Tara. Precisamente este ha sido el aspecto más negativo que nos ha dejado el regreso de la serie, ya que Tara siempre ha sido uno de los personajes más odiados por mi, por cansina, por insoportable y por tocapelotas. Por ello cuando en el final de la pasada temporada le volaban la cabeza me alegré enormemente, aunque siempre tuve la corazonada de que se sacarían algo de la manga para no terminar con ella (y el hecho de que saliera en los posters promocionales de la temporada no hacía más que confirmármelo). Lo peor ya no es que haya vuelto, sino que lo ha hecho todavía más ostiable y gilipoyas de lo normal!

Así como el primer episodio se me ha pasado volando, porque lo he disfrutado enormemente (verlo en el cine es todo un plus), el segundo me ha parecido un poco más coñazo, porque salvo la trama de Bill y Eric el resto poco han avanzado y las que lo han hecho ha sido para mal. Lo siento mucho porque Terry es un buen tipo, pero su trauma de la guerra y el pirómano que parece ir tras ellos no puede importarme menos; Sam sigue igual de prescindible que siempre y sus problemas con la manada de lobos y con su chica son relleno puro hasta la fecha.
Encima continúan desperdiciando a Jessica, en un bucle de fiestas que no la llevan a ninguna parte y pasando de Jason sin justificación aparente (aunque bueno, sigue siendo una niña, por ahíse le puede perdonar), al igual que sucede con Alcides, quien tarde o temprano sabemos que acabará por liderar la manada (de lo contrario nos estarían mareando sin sentido alguno).

Como veis, sensaciones contradictorias en estos dos primeros episodios, pero aun con todo yo me mantengo optimista, porque se que cuando True Blood se pone loca no hay quien la supere, por ello espero no tarden en encauzar la temporada, que con Russell de nuevo en escena y con el renovado reverendo Newlin acechando, seguro que no tardan en soltarse la melena.