20/2/2012

El último vuelo de Pan Am


El último vuelo de Pan Am aterrizó anoche en el aeropuerto de ABC, un viaje extra que la cadena tuvo a bien contratar para cerrar tramas y dejarnos con buen sabor de boca.
Si por algo se ha caracterizado esta ruta de vuelos ha sido por su ligereza, por su positividad y por el cariño que desprendían todos y cada uno de los miembros de esa adorable tripulación (¿demasiado edulcorada? puede ser, pero la serie es la que es y tampoco hay que pedirle más).

A lo largo de estos 14 episodios hemos ido conociendo mejor tanto a las 4 azafatas como al piloto y al copiloto de Pan Am, y lo que es más importante, los hemos visto crecer como personajes. Como perfectamente refleja Kate en una de sus escenas finales: "mi mayor problema era mi hermana en la portada de una revista, mis padres eran el enemigo y este país era Camelot". Ayyy mi Kate, como la voy a echar de menos ahora que es toda una auténtica espía (desde aquí, señores de la ABC, exijo un sping off para continuar desarrollando esta trama).
Junto a ella, su hermana Laura ha sido a la que más hemos visto crecer, dejándola convertida en toda una mujer independiente y libre, capaz de conseguir cualquier cosa que se propone.
El resto de personajes han estado un poco más centrados en sus tramas románticas, quizás para intentar enganchar al gran público a la serie, pero no por ello hay que restarle mérito, ya que de este modo se ha conseguido equilibrar muy bien cada episodio.

Parece que ahora que la serie ha llegado a su fin nos quedamos con lo bueno que nos ha ofrecido, lo que no quita que también Pan Am haya tenido cosas malas. Yo tampoco las denominaría así, ya que las principales críticas que se le pueden achacar es haber pecado de optimismo, de haberse quedado a medio camino porque optó por no ir más allá, por no arriesgarse y no decantarse por un género en el que hacerse fuerte. No lo hizo, es cierto, pero no por ello considero que haya que restarle méritos. Ha sido un entretenimiento blanco, sin más pretensiones que evadirnos durante 40 minutos mientras nos dejábamos llevar a distintos destinos embriagados por el lujo y la clase de los años 60 de la mano de unas encantadoras azafatas.

Podía haber sido más, si, mucho más, pero que quereis que os diga, yo la he disfrutado mucho tal como ha sido, y al final creo que acabaré echando de menos volcar cada semana con Pan Am.

4 comentarios:

satrian dijo...

Es cierto que la serie no ha sido un dechado de virtudes, pero sus personajes han sido entrañables al menos para mí, y los echaré de menos.

20 de febrero de 2012, 19:05
WATANABE dijo...

No puedo estar más de acuerdo contigo. Un Digno entretenimiento con una factura impecable. Descanse en paz (bueno a mi aún me quedan tres episodios para despedirla como se merece).

20 de febrero de 2012, 22:43
LiPooh dijo...

Aún no he visto el último, pero aunque para mí en general la serie no ha estado a la altura del piloto, a las chicas les he cogido mucho cariño y me da penica que se vayan.

Saludicos.

21 de febrero de 2012, 8:44
fon_lost dijo...

Lo que está claro s que la serie ha sido un AMOR, al igual que las 4 panameras, que nos han llevado de viaje por el mundo y nos lo han hecho pasar verdaderamente bien.

21 de marzo de 2012, 20:59