6 ago. 2010

Hasta siempre Fisher


Lo mio me ha costado despedirme de Six Feet Under, pero finalmente lo he logrado. Muchos han sido los buenos momentos vividos con los Fisher, los Chenoweeth y los Rico, pero también muchos han sido los malos momentos por los que hemos pasado juntos, y quizás por ello ha sido más difícil todavía separarme de ellos.

Sus primeras cuatro temporadas me parecieron fantásticas, incluso no noté el bajón de la tercera del que muchos me advertían (con una recta final para mi extraordinaria, con una tensión asfixiante), pero esta quinta y última no ha bajada el listón ofreciendonos 12 capítulos memorables, con un broche perfecto para una serie taaan grande.

Toda la quinta temporada me ha maravillado, sacando lo mejor de cada trama y llevando a los personajes al límite, enfrentándose de una vez por todas a sus miedos e inseguridad, lo que les llevaba a madurar a pasos agigantados, a crecer, a enfrentarse a lo que son y a lo que quieren y por consiguiente, a buscar la felicidad decididamente, de una vez por todas. Dejando atrás el dolor del pasado...
En estas estabamos cuando la muerte volvía a tocarles de cerca a todos, pero esta vez de una forma bien difrente, porque se producía dentro de esa lucha de todos los personajes en busca de la felicidad. Como es normal, primero les sacudió duramente, pero después supieron sacar lo mejor de ella, haciendo caso de los consejos que se le daban desde el más allá (qué sabio se volvió dicho personaje...).

Y qué decir del último capítulo que no se haya dicho ya, toda una muestra de cómo hacer una season finale, cerrando todas las tramas de manera magistral y dando un final digno a todos y cada uno de los personajes.
La cena de despedida y recuerdo al personaje fallecido ya me parecía una buena forma de terminar Six Feet Under, pero es que los minutos que le suceden son simplemente una genialidad. Imposible no llorar durante esas escenas finales en las que nos depedimos a través de Claire de todos y cada uno de los personajes.
Una guinda de season finale para una serie de 10. Imprescindible.

Y que mejor despedida que las sabias palabras que le decía el padre Fisher a David al final de la cuarta temporada y que encierran el verdadero sentido de la serie:

"Te agarras al sufrimiento como si significara algo, y no merece la pena. Las posibilidades son infinitas y tu solo te lamentas. Puedes hacer lo que quieras, idota, estás vivo! ¡¿Qué es un poco de sufirmiento comparado con eso?!"

9 comentarios:

vertigo dijo...

Siempre lo tengo claro, si hay una serie que mande siempre a recomendar siempre diré SFU. Me cambió la vida y lo que me ha hecho vivir no lo ha hecho ninguna otra.

Me alegro que te haya fascinado. Es la mejor.

Saludos

6 de agosto de 2010, 17:45
Adeiko dijo...

La Season Finale es lo mas grande, nunca otra serie podra ser cerrada tan bien. Si eso no te pone los pelos de punta es increible xD

6 de agosto de 2010, 17:58
Un telespectador más dijo...

Vertigo, normal que la recomiendes, es perfecta de principio a fin, yo hace tiempo que la vengo recomendando, y ahora tras ver el final, con más razón!

Adeiko, es magistral, un cierre perfecto a un recorrido extraordinario.

6 de agosto de 2010, 18:15
Mina Harker dijo...

Me están entrando ganas de revisionarla, que ya hace tiempo que la terminé.

Sin duda es una de las mejores series que he visto, y eso que sí que le noté cierto bajón en la tercera temporada. En cualquier caso, ya quisieran otras.

Y el final es impresionante. Eso sí, a mí me resultó complicadísimo de ver entre los lagrimones que solté xD.

8 de agosto de 2010, 15:23
Alejandro A dijo...

que grande frase del final, ya no me acordaba, es mi serie favorita y la temporada final es magnífica y su final, uff lloré demasiado en los capítulos finales, pero me pareció un precioso cierre, ya me había spoileado de esos 10 minutos finales pero aun así valieron muchísimo la pena, grandísima serie por siempre

9 de agosto de 2010, 3:45
LiPooh dijo...

Yo la estoy empezando a ver ahora, pero adoro a los Fischer. Qué gran familia!!! Ya tengo decidido que los domingos de invierno se los dedicaré a SFU porque no cabe la idea de dejarlos abandonados.

Saludicos.

9 de agosto de 2010, 13:42
minuto47 dijo...

Yo creo que cualquier cosa que se pueda decir sobre el final de SFU no le hace justicia.

Yo sufrí ese bajón en la tercera temporada, básicamente porque no entendí la introducción del personaje de Lisa. Odiable, entorpeció todas las tramas...

Aun así, al llegar a su cuarta temporada vi la luz. Mi personaje favorito (Claire) dió todo de si misma y comenzó una ascensión de la serie increible.

Es un final perfecto para una serie perfecta.

23 de agosto de 2010, 0:25
WATANABE dijo...

Recordar una de mis series favoritas siempre es un placer. Recordar ese final de serie me pone los pelos como escarpias.

14 de septiembre de 2010, 19:46
AN dijo...

Ayer terminaba de ver la cuarta temporada y fue fantastica. La tercera temporada me desanimo un poco, pero esta cuarta ha sido fantastica... y no veo la hora de empezar con la quinta y ultima. Es una de las mejores series de la historia!

27 de septiembre de 2010, 14:13