22 mar. 2010

Tara (y los suyos) está de vuelta

Hace unos cuantos días se filtraban los dos primeros capítulos de la segunda temporada de United States of Tara, y con el mono que tenía de ella no podía tardar en ponerme con ellos.
Mi relación con la serie fue un poco extraña, porque en su primera temporada la había abandonado cercana a su mitad, y unos meses después tras sus buenas críticas decidiera retomarla, y poco a poco terminé adorándola, porque su recta final fue muy interesante.
Por esto, tenía un poco de miedo por lo que me podia encontrar, pero afortunadamente han sabido aprovechar muy bien a todos los personajes en esta nueva temporada, dotándoles a todos de pequeñas (pero resultonas) tramas, alejadas del problema de personalidades de Tara (aunque sabemos que pronto volverán a verse supeditados a ella).

A partir de aqui, si no conoces todavía a la nueva personalidad de Tara, mejor no sigas leyendo.

Tara ha vuelto a tomar las pastillas de su tratamiento, y con ellas, llega la tranquilidad a la familia, por fin puede llevar una vida normal: Kate ha terminado el instituto y encuentra un trabajo que la mantiene ocupada hasta ir a la universidad, Marshall comienza a relacionarse (y a destacar) con el colectivo gay del instituto, Charmaine está por fin prometida (consiguiendo así hacer realidad uno de sus sueños) y Max y Tara empiezan a integrarse en el vecindario.
Todo parece ir bien, hasta que el suicidio de su vecino, y la posterior compra de su casa por parte de Max (y qué casa, yo también me he enamorado de ella) hace que todo salte por los aires, y de qué manera!

Haceis bien en poner esas caras, la que os espera!

Tara se siente misteriosamente atraida por la casa, y no tardamos en darnos cuenta de lo que sucede, aparece su nueva personalidad y con ella todo su mundo explota, porque en esta ocasión va más allá. No solo se transforma en su vecino muerto (hasta lo ve antes, que no recuerdo que antes sucediera) sino que al ocultarselo a su familia, no puede controlar sus acciones, que no son otras que acostarse con una camarera.

Creo que a estas alturas todos somos concientes de la estructura de la serie y por tanto de cuales son sus cualidades y limitaciones. Tenemos que tener claro que pueden ir surgiendo nuevas personalidades, y aunque el resto de personajes tengan tramas más o menos jugosas, siempre estarán supeditadas a los problemas que las personalidades ocasionen, lo cual no es malo si se le saca el mayor partido posible, y creo que en esta temporada así será.
Tenemos que profundizar más en la nueva personalidad, pero por el momento el punto de partida es muy interesante, y ver esa reacción de Tara al despertarse con la camarera no tiene precio!

Tara sigue siendo el centro de la función (y Toni Collete está mejor si cabe) pero las tramas del resto de personajes me resultan igual de atrayentes, sobretodo las de los adolescentes, quienes poco a poco están encontrando su camino. No sabemos a donde les llevará pero este cominezo es muy prometedor...
¿Se nota que me han gustado mucho estos dos primeros episodios?

P.D: Faltan 14 días...

6 comentarios:

Antara dijo...

Creo, como lo digo en mi post, que no es una nueva personalidad, sino el mismo Buck que conocemos desde siempre. No el vecino, que Tara no puede adoptar personalidades ajenas, no funciona de esa forma.

Me ha encantado el detalle de que pudiera ver a Buck, esto nos va a dar grandes escenas con cada identidad.

Me gusta para dónde está tirando todo, porque lo que ha pasado con Buck y la camarera traerá problemas al matrimonio y que las transiciones hayan vuelto, para toda la familia.

Creo, como tú, que los secundarios estarán a la altura.

23 de marzo de 2010, 2:43
Bertoff dijo...

A mi también me han encantado los dos episodios!! pero creo como Antara que no es una nueva personalidad sino el Buck de siempre.. y el detalle de que lo viera y discutiera con él creo que se debe al efecto de estar tomando las pastillas y de que Tara pueda hasta cierto punto controlar y detectar cuando le viene la transición no como antes que al no tomarlas le venían sin que ella pudiese ni tan siquiera notarlas..

Aunque realmente el tema de la casa me parece cuanto menos bastante disturbing...

Y la trama del hijo, aunque ariesgada por tratar el tema que trata creo que podrá traernos más de una alegría...

23 de marzo de 2010, 2:58
Antara dijo...

Bertoff, qué bueno eso que dices de que de pronto se deba a la medicación, se me escapó. De la casa hablo en mi post, te invito a que pases por allá.

PD. Telespectador, perdona que te esté usurpando lectores y haciendo autobombo, es que no sé cuántos seguimos esta serie y adoro comentarla. :D

23 de marzo de 2010, 3:10
Un telespectador más dijo...

Antara, no te preocupes, que la finalidad de los blogs es disfrutar comentando las series, asi que no hay problema.

Bertoff, Antara, puede que tengais razón, pero a mi me ha dado la impresión de que no era Buck, no se, él nunca iba tan lejos como para acostarse con alguién, hasta en la forma de andar y hablar me parecía diferente. Pero bueno, si todos coincidiis estaré yo equibocado ;)

23 de marzo de 2010, 3:23
Bertoff dijo...

hombre, yo no pondría la mano en el fuego pero la impresión que me dió a mi fué esa, se puso las gafas y vale que su actitud fuera pelín diferente pero realmente nunca habíamos visto a Buck interactuar con mujeres.. supongo que tarde o temprano saldremos de dudas!!

23 de marzo de 2010, 3:45
Yorch dijo...

Yo también pensaba que era Buck, pero ahora me has hecho dudar ;)

A mí me gusta la serie por lo rara que es, supongo que habrá que agradecerselo a Diablo Cody.

Marshall cada vez me gusta más, me atraen mucho los personajes con muchas aristas.

Saludos!

25 de marzo de 2010, 13:16