31 dic. 2013

Mis 13 series del 2013

Último día del 2013 y qué mejor que dedicarlo a escribir sobre las series que mejor me lo han hecho pasar a lo largo de este año. Vaya por delante que no existe ningún tipo de orden específico en la lista.



1. Breaking Bad.
Creo que no hay lista del año en la que falte, ya que no solo ha protagonizado una de las rectas finales más emocionantes de los últimos años, sino que su final ha logrado satisfacer a (casi) todos. Para mi, una de las grandes de la historia que me hizo pasar un verano sensacional.



2. Shameless US.
La niña de mis ojos, o al menos una de ella. A pocas familias les tengo tanto cariño como a los Gallagher, quienes con sus locuras y sus gamberradas logran que disfrute al máximo de cada una de sus temporadas, aunque algunas tengan un cierto toque agridulce, porque si algo les caracteriza es que viven al límite.



3. The Mindy Project.
En su primera temporada no tenía muy claro qué quería ser, pero en su segundo año ya tiene el tono cogido por lo que las innumerables citas y parejas de Mindy son una de mis alegrías semanales. Ella me encanta y su relación con Castelano me da la vida.



4. The Big C.
Otra de las que nos dio adiós este año, y también por la puerta grande. Una temporada corta de solo 4 episodios nos sirvió como merecido homenaje de despedida para Cathy, un personaje con el que hemos recorrido un camino triste que ha estado plagado de buenos momentos.



5. Orange is the new black.
De los mejores estrenos del año, sino el mejor. Una serie de la que no esperaba nada y terminó siendo la gran revelación seriéfila. Divertida, con encanto y personalidad, un soplo de aire fresco que necesitábamos con urgencia. Larga vida a esa colección de magníficos personajes.



6. How i met your mother.
Irregular podría ser la palabra que mejor defina la trayectoria de la serie, pero con esta última temporada están redimiéndose, ofreciendo una de sus mejores versiones. Tener aislado a Marshall del grupo le ha sentado bien, aunque se le echaba un poco de falta en ciertos momentos importantes. Con su llegada al hotel  espero una gran recta final.



7. Hannibal.
Pocos podíamos pensar que esta adaptación televisiva podría resultar tan estimulante cuando se conoció el proyecto. Soy de los que tengo fe ciega en Bryan Fuller y con series como esta demuestra porqué: personajes atrayentes, atmósfera excelente e identidad y personalidad propia. Una serie deliciosa.



8. Broolyn Nine-Nine.
Dicen que las comparaciones son odiosas, pero a Peralta y los suyos no le sientan mal las que continuamente sufren con "Parks and Recreation". Sus personajes y estructura comparten muchas características y quizás por ello haya logrado colarse en esta lista. En su día me enamoré de los personajes de Pawnee y ahora estoy loquito por Peralta.



9. Treme.
Estoy retrasando el momento de ponerme con el episodio final, "Treme" me ha dado tanto en sus cuatro temporadas, la he vivido tan intensamente que me cuesta despedirme de esa ciudad, de esos personajes a los que he acompañado en este tiempo. Una lástima no vivir más Mardi Grass juntos a ellos.



10. The Vampire Diaies.
Con 5 temporadas a sus espaldas y todavía logran sorprenderme en cada capítulo con sus giros, sus revelaciones y sus villanos, consiguiendo que disfrute al máximo semana a semana. Y lo bueno es que encima ha logrado dar origen a un spin-off que también logra mantener mi atención.



11. The Walking Dead.
Los episodios centrados en el Gobernador lastraron la narración de esta nueva temporada, pero aun así he disfrutado como un enano con la evolución de los personajes, sus relaciones, sus dilemas y su organización. Y las raciones de zombies no han escaseado, por lo que a mi me tienen satisfecho, y más con una midseason finale tan explosiva.



12. The Good Wife.
Todavia no voy al día, pero es inevitable no meterla en la lista porque en su 4ª temporada me sigue fascinando como el primer día. Lo mejor es que se que lo bueno continúa.



13. Ally McBeal.
Otra que voy maratoneando por mi cuenta, revisionándola desde el principio (voy por la mitad de la cuarta ya) y que sigue tan divertida y loca como la recordaba. No ha envejecido nada mal y su trospidez (no me cansaré de repetir que aquí nació este género tan de moda ahora) es hilarante.