17/1/2013

La maldad en Storybrooke

El encanto de Once upon a time siempre ha residido en su capacidad para entrelazar las historias de los diferentes cuentos con la realidad que sus personajes viven, exiliados en una tierra donde no existía la magia. Aun con el cambio de esta última parte de la premisa, la serie puede mantener el interés de la mano de unos personajes ya asentados y con un camino por recorrer. O al menos esto es lo que sucedería si las cosas se hubiesen estado haciendo bien todo este tiempo, porque ahora, a mitad de su segunda temporada, lo único que puede mantener minimamente mi interés son los dos personajes nuevos que han introducido: Hook y Cora.

Que estos personajes sean el mayor aliciente de la serie refleja la mala evolución de la gran mayoría de personajes del pueblo, así como de las tramas en esta segunda temporada, estirando historias y complicando asuntos con el único fin de rellenar episodios para posponer un clímax que tardará en llegar mientras la audiencia siga respondiendo. Aun entendiendo que esto se produzca, ya que la serie es el segundo drama más visto de la ABC, no puedo evitar que me moleste, e incluso peor, me sienta estafado con lo que están haciendo con personajes como Regina y Rumpelstinski.
Vamos a ver, ¿no pueden existir personajes que sean malos por naturaleza? Y aun aceptando que no lo sean, que haya una explicación más o menos razonable a su actitud (como la del odio de Regina hacia Snow), ¿tienen que cambiar por narices? Vale que se trata de una serie familiar, pero no todo es bonito en este mundo. Hay gente mala, y no hay que ver siempre en ellos un resquicio de bondad a través de la cual "reformarlos". "El amor todo lo puede", máximo exponente aquí con el "I will always found you" me pone enfermo. Me niego a tragarme un discurso como este, y por esto cada día me cuesta más seguir con la serie.

Por este mismo asunto salvo a Cora y Hook, porque hasta la fecha han demostrado ser capaces de cualquier cosa por llevar a cabo su venganza: arrancar corazones,utilizar a personas, manipular, finjir asesinatos para culpar a su propia hija, secuestrar...están dispuestos a todo, incluso a perder la vida en el intento. La pregunta es, ¿hasta cuándo? ¿cuánto tardarán los guionistas en mostrarnos en ellos un putito de misericordia que pronto de paso a la bondad?
Sinceramente, no se si estaré ahí para verlo.

4 comentarios:

Dro López dijo...

Bueno, discrepo un poco contigo, porque yo considero que, como bien dijo alguien en la serie (Regina creo): La maldad se hace, no se nace. Por eso la evolución natural de muchos de ellos será la redención, y esto no es nada nuevo, sucede en infinidad de pelis y series... mis quejas hacia OUAT suelen ser dadas por Jennifer Morrison y los Charming xD

Saludos!

17 de enero de 2013, 19:18
satrian dijo...

Ya han intentado endulzar a Regina y no les ha salido bien, y los personajes "buenos" no están sabiendo llevarlos, espero que se den cuenta.

17 de enero de 2013, 19:44
Renaissance dijo...

Si se limitan a incluir a la madre de Regina como Big Bad de la segunda temporada, sin buscarle más motivaciones, no me parece mal. Durante la primera temporada la reina fue un personaje interesante, y al menos hasta la mitad de la segunda, también.

17 de enero de 2013, 20:37
Un telespectador más dijo...

Dro, sucede en la inmensa mayoria de series y películas, por eso estoy tan cansado de ello. Ya basta de que los malos se rediman! Ya no estoy pidiendo que ganen, porque a las familias no se les puede quitar su final feliz, pero al menos que no los vuelvan buenos!

Satrian, aquí no habrá marcha atrás, confórmate con que no endulcen a Cora y Hook, aunque mucho me temo que no tardrán en hacerlo.

Renaissance, Regina fue interesante mientras planeaba venganza, desde que trata de cambair por su hijo es un absoluto coñazo. La sombra de lo que fue

18 de enero de 2013, 2:08