5/10/2012

Glee, madurando en la búsqueda de un sueño

Se que cuando terminó la tercera temporada de Glee fui el primero en darle muchos palos, afirmando que no volvería al McKinley en su regreso a las clases, pero entre el mal hacer de las nuevas series y el interés que las apariciones de Sarah Jessica Parker y Kate Hudson despertaron en mi me decidí a darle una última oportunidad. Ahora, tras 4 episodios emitidos, no puedo estar más satisfecho de haberlo hecho porque ha remontado el vuelo como pocos podíamos esperar, sobre todo si tenemos en cuenta que rara vez las series teen consiguen encontrar el tono con el paso de sus protagonistas a la universidad.

Es precisamente esto lo que me está resultando más interesante de esta nueva tanda de episodios, el equilibrio entre las tramas que suceden en el McKinley y las que se desarrollan en New York. El nuevo New Directions se encuentra todavía ensamblando sus piezas pero los nuevos personajes prometen ofrecernos buenos momentos (aunque por el momento, parece que solo Unique puede hacer sombra a los protagonistas anteriores, en cuanto a personalidad, que no a tramas, donde ahi nos meten el nuevo triángulo amoroso emulando a Quinn,-Finn-Rachel con animadora-hermano de Puck-chica sosa pero maja), y más tras saber que están trabajando ya en el episodio dedicado a "Grease".
Pero la parte que más estoy disfrutando quizás sea la de NY, porque seamos claros, Rachel siempre ha sido y será el centro de Glee, y verla cumpliendo su sueño está siendo delicioso (y si, Kate Hudson tiene mucho que ver en ello).

El pero que hasta ahora le veo, está siendo la trama de Kurt, no porque no considere que pueda trabajar en el mundo de la moda, sino por la facilidad con la que ha conseguido todo. Por no hablar de lo fácil que la jefa se lo está poniendo (¿acaso Sarah Jessica está interpretando de nuevo a Carrie con uno de sus asistentes?).

Aun con este pequeño detalle, que tampoco es que moleste, es de justicia reconocer que las cosas se vuelven a hacer bien. Es cierto que buena parte del humor característico de la serie, de esa mala leche inicial, se ha ido desvaneciendo poco a poco (aunque a veces tengamos algún destello), lo hace en favor de una madurez que le está sentando de maravilla. Y como prueba, el último episodio emitido "The break up" y una escena: la canción de Blaine a Kurt. Maravilloso.

1 comentarios:

manantial dijo...

Muy de acuerdo,ami me esta encantando esta temporada y el cuarto episodio me rompio el corazon!

7 de octubre de 2012, 0:11