13 sept. 2012

Elementary, un procedimental cualquiera

Vaya por delante que no he tenido tiempo todavía de hincarle el diente a Sherlock, por lo que mi opinión respecto al estreno de esta versión americana del clásico no está influenciada por ningún tipo de comparación con la inglesa. Y aun así no será muy favorable.

A estas alturas es de sobra conocido por todos que no soy muy amigo de las series procedimentales, salvo que sean muy especiales o en su defecto tengan una trama horizontal que tarde o temprano puedan explotar satisfactoriamente (véase el caso de Fringe, por ejemplo). Por esto, cuando le doy una oportunidad a un piloto de una serie de este tipo lo primero que busco son unos personajes protagonistas atrayentes, enegmiáticos, que se vean envueltos en complicados casos que requieran lo mejor de si mismos. Casos imaginativos, extraños o enrevesados que saquen lo mejor de los protagonistas.
¿A cumplido Elementary con estos dos únicos (pero no sencillos) requisitos? Rotundamente no.

No voy a negar que este nuevo Sherlock no sea un buen personaje, puesto que es lo suficientemente rarito como para resultar minimamente interesante, y está claro que sus habilidades están a la altura del personaje, pero aun así le falta "algo" para atraparnos.
A su lado tenemos a Watson, la cual por vez primera es una mujer (algo que muchos parece ser que no conciben), quien ha sido uno de los principales escollos de este piloto ya que poco o nada ha aportado al resultado final, con una Lucy Liu plana, sin matices ni apenas interés. Como quien pasa por alli...

En cuanto a la trama de este primer episodio, sin referirme a la presentación de personajes, que más o menos puedo considerar correcta, ha sido un auténtico coñazo. El caso a investigar no ha conseguido despertarme el más mínimo interés, e incluso la forma en la que Sherlock deduce la resolución me parece muy pillada por los pelos, mucho.

El piloto en si arranca bien, con el curioso primer encuentro entre Holmes y Watson y la primera visita a la escena del crimen, pero de ahí para adelante no deja de caer y decaer, tanto en ritmo como en interés, algo que el piloto de una de las grandes apuestas de la CBS no se puede permitir. Si ya no ponen toda la carne en el asador para engancharnos con el primer episodio, ¿qué podemos esperar del resto de la temporada?