28 ago. 2012

True Blood 5ª temporada: ¿Sangre caduca?

True Blood se ha marcado una de las temporadas más flojas de su historia, lo cual no quita que se haya despedido con una season finale muy interesante que nos ha dejado con un cliffhanger marca de la casa, de la mejor True Blood, pero que no ha servido para reconciliarnos con la serie. Ahora, a entrar en materia, por lo que si no has finalizado la 5ª temporada mejor no sigas leyendo.

La tan esperada vuelta de Russell Edgington se ha traducido en un enorme desperdicio de uno de los grandes villanos de la ficción, con una trama de ascenso de poder que finalmente se quedó en nada (aunque por otro lado tuvo el final que merecía, le pudo el vicio).
Sin embargo, toda esta trama de integración frente a subyugación de la raza humana fue de lo más pasable de la temporada, más por el cambio de Bill y la lucha de Eric que por otra cosa (y bueno, por tener a Barb de Cougar Town dándolo todo). Bueno, Salomé también ha tenido un pase, pero porque en general todas las tramas han sido bastante coñazos, por lo que no es difícil destacar un poco.
Vamos, que todo este asunto de la Autoridad podría colar si el resto de las tramas hubiesen mantenido el nivel. La pena es que no ha sido así.

Primeramente Sookie y todo el rollo de la muerte de sus padres, algo que ha ido avanzando a paso de tortuga para finalmente quedarse a medio gas, por no mencionar toda la tontería de querer ser normal. ¡Venga ya Sookie! Que si, sabemos que es un tema al que tarde o temprano debíamos llegar, pero desde luego no ha sido la mejor forma de hacerlo.
Segundo, los problemas con los que Jason ha ido lidiando en estos 12 episodios: sus idas y venidas con Jessica y Hoyt, la oleada de crímenes anti seres sobrenaturales y por último las visiones de sus padres. Un coñazo todo, vamos, en donde solo se podría salvar la bonita escena de Jessica borrando los malos recuerdos de la mente de Hoyt antes de que éste se fuera de Bon Temps.
Tercero, el nuevo lio de Sam de la mano de Luna y su hija. No entiendo cómo tras 5 temporadas seguimos arrastrando a este personaje que poco o nada lleva aportando desde el principio de la serie. Soso y sin carisma, y por tanto sin interés.
Y ya por cuarto y último, Alcide y los hombres lobo. Si, torsos, sexo y carne, mucha carne, pero poca chicha hasta la season finale, donde pasó lo que se veía venir desde el principio de la trama de la manada.

Como veis, bastantes puntos flacos los que la temporada nos ha dejado, y que ni la enorme Pam ha podido salvar (y no porque no lo haya intentado, que ha estado enorme de principio a fin), que bastante ha hecho ya la pobre logrando que Tara mejore de forma tan sustancial.
Una lástima hablar así de True Blood, pero de donde no hay no se puede sacar. Veremos si son capaces de remontar en la sexta temporada, y a donde nos lleva este Bill reconvertido en Lilith.

3 comentarios:

ImaLegarda dijo...

Curiosamente, aunque estoy de acuerdo en casi todo lo que dices no me quedo con un mal sabor de boca general. True Blood siempre ha tenido fallos, y de hecho hemos señalado casi los mismos (http://weheartprimetime.com/2012/08/28/true-blood-season-finale/) pero esta temporada me ha gustado más que la anterior

28 de agosto de 2012, 18:09
Dro López dijo...

Ala!! sí que ha tenido muchos fallos, pero no ha sido tan mala ni de lejos. A mí me ha gustado mucho, y me he reído bastante. Pero si te caen mal tantos personajes poco se puede hacer ya... Esperemos que en la próxima temporada sí que te reconcilies al menos un poquito con Bon Temps.

Saludos!

1 de septiembre de 2012, 22:54
manantial dijo...

Yo igual creo,que el problema es que no te gusten tantos personajes,ami me gustan Tara,Jason y Sam,por lo tanto me importan sus historias y consiguen mi interes :P

2 de septiembre de 2012, 21:13