30 may. 2012

Nikita, echando el resto en su segunda temporada

(Spoilers de la gran segunda temporada de Nikita)

Cuando los creadores de Nikita recibieron los primeros índices de audiencia en su traslado al viernes se dieron cuenta de que las posibilidades de renovación de cara a una tercera temporada era muy muy remotas y por tanto se decidieron a avanzar en la trama a pasos agigantados, dejando a un lado los episodios de relleno para centrarse en grandes arcos argumentales.
Desde el inicio de la segunda temporada optaron por quemar y quemar trama ofreciéndonos una de las mejores temporadas de la actual temporada televisiva gracias a su ritmo trepidante, a la tensión de su historia y al lucimiento de unos personajes que alcanzaron su punto álgido a medida que se iban acercando al clímax de la serie: destruir la División. Y afortunadamente este acercamiento al gran objetivo de Nikita y los suyos no tardó en producirse.

Primero fue el cerco a la cajas negras, después llegó el asesinato de toda la cúpula de la Divisón a manos de Percy (aunque la senadora se resistió un poco, por aquello de ser la madre del nuevo interés amoroso de Alex) y después cayó Amanda, junto al todopoderoso imperio Gogol, alzándose de nuevo Percy con el control de la División y como gran villano a batir.
Toda esta sucesión de acontecimientos, además de llevarse de forma fantástica y coherente con la historia, fue acompañada de una evolución de los personajes, de una mayor implicación sentimental en sus misiones, lo que sin duda hizo ganar enteros a la serie:

Por un lado Nikita se reencontró con la mujer que le había salvado la vida, quien además de mediotraicionarle se reveló como la creadora de la División, aunque nació con otros cometidos muy diferentes a los actuales.
Por otro Alex, además de involucrarse en una relación con Sean, ha tenido que hacer frente a su pasado, volviendo a Rusia para reclamar lo que le pertenece cdel Imperio Zetrov, enfrentándose a la verdad de la muerte de su familia, y asimilando la reaparición de su madre en su vida, la cual había sido dada por muerta en el incendio de su casa.
El tercero en discordia, Michael, tampoco se libró de las complicaciones, ya que de la noche a la mañana descubrió que había sido padre de nuevo, y encima su hijo (Max) y la madre de éste se encontraban en peligro fruto de los trabajos por parte de ella como doble espía entre Gogol y la inteligencia británica.

Con todo esto a las espaldas llegamos a la recta final, donde nuestro equipo cada día teníamos mas contra las cuerdas a Percy, pero aun así éste se había hehco en su poder con una cabeza nuclear, lo que lo convertía en una amenaza todavía mayor, todavía más imprevisible. Dos capítulos de infarto nos proporcionó esta trama pero finalmente Nikita logró triunfar, y lo que es más importante, hacerse con el control de la División. Un final digno de cerrar la serie, la cual contra todo pronóstico resultó renovada por la CW.
Es por esto que ahora nos encontramos ante la incertidumbre de qué les deparará en la tercera temporada, porque el final natural de la serie sería éste: Nikita al mando de la División para llevar a cabo misiones antiterrositas, en un contexto en el que todos los personajes han tenido su final feliz (incluso Birkhoff junto a Sonya).

A pesar de todo, han dejado un cabo suelto, Amanda, y conociéndola un poco como la conocemos, a buen seguro será una rival muy a tener en cuenta (y más tras mostrarse débil frente a Nikita, ahora debe enmendar su error).

1 comentarios:

satrian dijo...

A mitad de temporada no me importaba tanto la renovación pero los últimos episodios me han devuelto la ilusión con la serie, y me hubiera fastidiado si no hubiéramos tenido tercera temporada, y Amanda me parece un buen rival para la siguiente.

30 de mayo de 2012, 21:10